Público
Público

Líbano busca a las víctimas del accidente del avión etíope

Reuters

Los servicios de rescate libaneses e internacionales ampliaron el martes su búsqueda de víctimas y las cajas negras del vuelo de Aerolíneas Etíopes que se estrelló en el mar poco después de despegar de Beirut.

Varios barcos, entre ellos un navío de la Armada de Estados Unidos y uno europeo, además de un helicóptero de Naciones Unidas buscaron durante la noche los restos del Boeing 737-800 que cayó el lunes al Mediterráneo envuelto en llamas.

A bordo del vuelo ET409 viajaban 90 personas, en su mayoría libaneses y etíopes. La nave se dirigía a Adis Abeba antes de que desapareciera del radar unos cinco minutos después de su despegue.

Responsables libaneses dijeron que 14 cadáveres, incluidos los de dos menores, han sido recuperados hasta el momento. El total de 24 que habían facilitado anteriormente era incorrecto, según indicaron.

El avión aparentemente se rompió en el aire antes de caer al mar y Líbano ha descartado que la razón del accidente sea un acto terrorista.

Un alto cargo de seguridad libanés dijo que los equipos de recuperación ampliarían su perímetro de búsqueda frente al pueblo litoral de Na'ameh, unos 10 kilómetros al sur de la capital, después de que las bravas marejadas y altas olas interfirieran con las operaciones durante la noche.

"Ellos necesitan precisar la ubicación de los restos y luego lanzar buzos en el lugar", dijo el responsable, para intentar hallar las cajas negras del vuelo, que darán una imagen más clara sobre qué salió mal.

Muchos familiares estaban furiosos porque se permitió el despegue del avión en medio del mal tiempo.

El ministro de información, Tareq Mitri, en declaraciones posteriores a una reunión de ministros y funcionarios de seguridad en la noche del lunes, dijo que no había razones para detener el despegue del avión.

"Otros aviones aterrizaron y despegaron antes y después. No hay razón por la que las autoridades del aeropuerto no debieran haber permitido su despegue", dijo a periodistas.

El consejero delegado de Aerolíneas Etíopes, Girma Wake, dijo que el avión llevaba ocho años en servicio y fue sometido a mantenimiento por última vez el 25 de diciembre, sin que se descubrieran problemas técnicos.

La mayoría de los pasajeros libaneses, 54 en total, eran chiíes del sur del país con negocios en África. En la ciudad de Tiro se colgaron banderas negras en la avenida principal.

En las ciudades de Tiro, Nabatiye y aldeas cercanas se abrieron salones para velar a las víctimas. "Amanecer negro: avión de la muerte sumerge a Líbano en pesar", tituló el diario libanés as-Safir.

La aerolínea tiene vuelos frecuentes a Líbano, brindando servicios a empresarios y cientos de etíopes que trabajan como empleados domésticos. Fuentes de la aviación libanesa dijeron que algunos de los pasajeros iban rumbo a Angola y otros países africanos.

El último gran incidente de Aerolíneas Etíopes fue en noviembre de 1996 cuando 125 de los 175 pasajeros y tripulantes a bordo de un Boeing 767 secuestrado murieron cuando el avión cayó al mar cerca de las islas Comoros.

Más noticias de Política y Sociedad