Público
Público

Liberado en Almonte un empresario de Sanlúcar 16 días después de su secuestro

Publicidad
Media: 4
Votos: 1

Miembros del Grupo Especial de Operaciones (GEOS) de la Policía Nacional han liberado a las dos de la pasada madrugada en un chalé del término municipal de Almonte (Huelva) al empresario de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) Rafael Ávila, de 45 años, secuestrado hace 16 días en la localidad gaditana.

Según la información facilitada a Efe por la Jefatura Superior de la Policía Nacional en Andalucía Occidental, en el momento de su desaparición el empresario se encontraba atado con cadenas y custodiado por dos personas que han sido detenidas.

En la operación también han sido detenidos en Sevilla otros dos individuos, que son considerados los cabecillas del grupo que perpetró el secuestro.

Ávila se encontraba retenido en una casa rural ubicada entre los núcleos poblacionales de Almonte y El Rocío, visible desde la carretera A-483 y sin ninguna otra vivienda en sus proximidades.

La operación policial se ha desarrollado con "discreción y sigilo", según ha indicado la jefa de la Policía Local de Almonte, Francisca Borrero, quien además ha señalado que inmediatamente después de su puesta en libertad Ávila ha sido atendido por servicios médicos de la localidad que han corroborado su buen estado de salud y que sufría únicamente las consecuencias psicológicas propias de estos casos.

Así lo ha confirmado a los periodistas uno de los hermanos del empresario, José Manuel Ávila, quien ha asegurado que Rafael no ha sufrido ninguna agresión durante su cautiverio.

Asimismo, ha explicado que su hermano -que fue trasladado a su domicilio en Sánlucar a las pocas horas de haber sido liberado- lo primero que ha hecho al llegar a casa "ha sido abrazar a su familia y darse una ducha".

Mañana al mediodía está prevista una rueda de prensa en un hotel de Sanlúcar de Barrameda en la que los familiares darán más información sobre este suceso, que ha conmocionado a la localidad gaditana.

La alegría por la liberación del empresario se ha notado no sólo en el entorno familiar, sino también entre los trabajadores de las Bodegas Argüeso, de las que es presidente.

El gerente de la bodega, José Antonio Sánchez, ha explicado que el ambiente es de "felicidad absoluta" ya que Rafael Ávila es "un hombre muy querido no sólo por nosotros, sino por todos los sanluqueños".

Sánchez, así como la mujer del empresario, han felicitado a las fuerzas y cuerpos de seguridad por el trabajo que han realizado y por la discreción con que han llevado el caso.

La desaparición de Ávila fue denunciada por su padre el pasado 3 de junio al no acudir el empresario a dormir a su casa.

Este hecho alertó a los familiares, que se presentaron en dependencias policiales y aseguraron que se podía tratar de un secuestro, pese a que, según la policía, no tenían ninguna prueba que corroborase esta hipótesis.

La operación permanece abierta y no se descarta que se produzcan nuevas detenciones.

Más noticias en Política y Sociedad