Público
Público

Liberado el periodista que lanzó sus zapatos a Bush

La familia denuncia que sufrió torturas durante su estancia en la cárcel

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Montazer al Zaidi, el periodista iraquí que lanzó sus zapatos al ex presidente de Estados Unidos, George Bush, en diciembre de 2008, ha salido este martes en libertad tras pasar nueves meses en la cárcel.

Al Zaidi trabajaba para la cadena Al Bagdadia cuando, durante una rueda de prensa de Bush y del primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, lanzó sus zapatos al entonces presidente de EEUU mientras le decía: 'éste es tu beso de despedida, perro'.

El periodista fue sentenciado a tres años de cárcel por insultar al 'presidente de un país extranjero', aunque el tribunal de apelación redujo la sentencia a sólo un año.

La Justicia consideró como atenuantes las circunstancias en las que se produjo el incidente y el estado psicológico del periodista cuando cometió el acto, que, según él, se debió a la ocupación estadounidense de Irak.

Al Zaidi se conviritió en un héroe para el mundo musulmán por atreverse a hacer lo que una gran mayoría siempre había soñado y en un símbolo para el antiimperialismo. El hecho de lanzar los zapatos a alguien es el peor desprecio que se le puede hacer para los árabes. Y el periodista ha recibido ofertas de todo tipo por su osadía. Mujeres, seguros médicos y hasta diez millones de dólares por los zapatos.

Aunque lo que le importa a la familia del propio Zaidi es que se recupere lo antes posible de su paso por la cárcel. Los hermanos denuncia que el periodista habría sufrido supuestas torturas durante su estancia en la prisión habilitada en el antiguo aeropuerto de Bagdad. 

En una conversación con el diario británico The Times, su hermano mayor, confirmó que en los próximos días viajarán a Grecia para que reciba tratamiento médico. El familiar denunció que los médicos del complejo militar le inyectaban a menudo sustancias desconocidas. Los médicos decían que era para tratarle las migrañas que estaba sufriendo y cuando Zaidi se negaba, los doctores le decían que 'él no sabía mejor que ellos como se hace su trabajo', según la versión del hermano.

Tras ser detenido, el hermano ya denunció que había sufrido una paliza que le dejó con varias costillas rotas.

Más noticias en Política y Sociedad