Público
Público

El líder de la oposición en Zimbabue tilda de "dictadura" al gobierno de Mugabe

EFE

El líder del principal partido de la oposición en Zimbabue, el Movimiento para el Cambio Democrático (MDC, sigla en inglés), Morgan Tsvangirai, denunció hoy la "dictadura" del presidente zimbabuense, Robert Mugabe, y exigió reformas políticas antes de las elecciones de marzo próximo.

"Dónde se ha visto que el líder de un partido de renombre nacional e internacional como el MDC sea tratado como un criminal", dijo Tsvangirai ante un millar de sus seguidores reunidos en un estadio de fútbol de Harare, en cuyos alrededores la policía mantenía un fuerte dispositivo de seguridad.

La policía arrestó de madrugada a Tsvangirai, quien fue interrogado durante varias horas acerca de sus planes para una marcha en Harare -prohibida por las fuerzas de seguridad- en demanda de reformas constitucionales.

Un tribunal local autorizó finalmente la manifestación convocada por el MDC a condición de que no tuviera lugar en las calles del centro de esta capital, como era la intención del partido.

"Si esa es la reacción de esta dictadura, entonces las elecciones son una farsa", dijo Tsvangirai, quien prometió que su partido seguirá manifestándose en cada oportunidad que pueda.

"La Ley nos garantiza el derecho a protestar y mañana solicitaremos permiso nuevamente" para otra marcha, afirmó el líder opositor.

Si bien el MDC recibió autorización para manifestarse en el estadio de Glamis, a las afueras de Harare, la policía hostigó durante todo el camino a los seguidores del partido que concurrían a la cita y se registraron varios enfrentamientos en los que las fuerzas de seguridad arrojaron gases lacrimógenos y apalearon a algunos jóvenes.

Pese a los enfrentamientos previos, la manifestación transcurrió en calma.

EL MDC quiere que el Gobierno adopte una nueva constitución que garantice una elecciones libres y justas y ha advertido que boicoteará los comicios si el régimen de Mugabe no accede a sus demandas.

Mugabe, quien ha gobernado ininterrumpidamente Zimbabue desde la independencia del país del Reino Unido en 1980, ha utilizado sistemáticamente las draconianas leyes de seguridad, que se remontan a la época de la antigua Rodesia, para mantener a raya a sus oponentes e impedir su derecho a manifestarse en la vía pública.

El Gobierno fue duramente criticado por la comunidad internacional a principios del año pasado cuando Tsvangirai, otros miembros de la cúpula del MDC y decenas de sus seguidores fueron brutalmente apaleados por la Policía cuando trataban de manifestarse en Harare contra la falta de democracia y la crisis económica que atraviesa Zimbabue.

El país era considerado hasta comienzos del siglo como el "Granero de África" por la riqueza de su producción agrícola, pero una caótica reforma agraria por la cual las granjas comerciales en manos de zimbabuenses blancos fueron expropiadas y entregadas a los negros destruyó ese sector y tuvo un grave impacto en el resto de la economía.

El MDC y la comunidad internacional responsabilizan a Mugabe y su partido, la Unión Nacional Africana de Zimbabue, por la crisis económica -la inflación supera el 8.000 por ciento anual- y el sufrimiento causado a la población, afectada por una escasez crónica de alimentos, medicamentos, combustibles y otros artículos de primera necesidad.

Más noticias de Política y Sociedad