Público
Público

Líderes APEC respaldan aplazar acuerdo climático definitivo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Caren Bohan

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y otros líderes mundiales respaldaron un plan para evitar el fracaso de la cumbre climática del próximo mes en Copenhague, el que postergaría los acuerdos legalmente vinculantes hasta el 2010, o más adelante.

"Dado el factor tiempo y la situación de los países individuales, nosotros debemos, en las próximas semanas, concentrarnos en lo que es posible y no dejar que nos distraiga aquello que no es posible", dijo el primer ministro danés, Lars Lokke Rasmussen a los líderes del foro de Coooperación Económica Asia-Pacífico (APEC, por sus siglas en inglés).

"El Acuerdo de Copenhague podría finalmente ordenar la continuación de las negociaciones legales y establecer un plazo para su conclusión", dijo el anfitrión de la cumbre sobre cambio climático, quien viajó a Singapur durante la noche para exponer su propuesta durante un desayuno en la reunión de Asia-Pacífico.

El plan de dos pasos de Rasmussen despejaría el camino para un acuerdo político en las negociaciones del 7 al 18 de diciembre, tras una tortuosa negociación sobre las metas de los compromisos legalmente vinculantes, el financiamiento y la transferencia de tecnología en un camino más lento, aunque aún tendrá un plazo límite.

En especial, daría espacio para respirar al Senado de Estados Unidos para que apruebe una ley de cotas de dióxido de carbono, permitiendo que el Gobierno de Obama presente una meta para el 2020 y compromisos de financiación en la mesa de una gran cumbre climática de la ONU en Bonn a mediados del 2010.

Analistas dicen que necesita pasar por el Senado a comienzos del próximo año para evitar que sea dejada a un lado debido a las elecciones legislativas.

"Hubo una evaluación de los líderes sobre que no era realista esperar que se negociara un acuerdo completo legalmente vinculante entre ahora y cuando comience Copenhague en 22 días", dijo el negociador estadounidense Michael Froman a periodistas después de una reunión de líderes de Asia-Pacífico en Singapur.

A la reunión asistieron los líderes de Estados Unidos, China, Japón, Rusia, México, Australia e Indonesia, entre otros.

"Nosotros creemos que es mejor tener algo bueno que no tener nada", dijo el ministro de Relaciones Exteriores chileno, Mariano Fernández.

"HORA DE QUE LOS LIDERES DEN UN PASO AL FRENTE"

Copenhague es visto como la última oportunidad para que todos los países acuerden un pacto que reemplace el Protocolo de Kioto y ponga en vigor las dolorosas medidas necesarias para luchar contra el aumento de las temperaturas que haría subir el nivel del mar, provocaría inundaciones y sequías.

El objetivo de la cumbre de la ONU es fijar metas ambiciosas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, pero también es recaudar fondos para ayudar a los países pobres a abordar el calentamiento global.

Sin embargo, las negociaciones están estancadas, ya que los países en desarrollo acusan a los estados ricos de no fijar metas lo suficientemente ambiciosas para el 2020 para recortar las emisiones de gases de efecto invernadero.

"Los líderes (...) fueron claros en su visión de que el actual proceso liderado por funcionarios está topándose con todo tipo de dificultades, y que por lo tanto es hora de que los líderes, de manera política, den un paso al frente", dijo el primer ministro australiano, Kevin Rudd, a periodistas.

No está claro si China, ahora el mayor emisor de dióxido de carbono en el mundo, había respaldado la propuesta de dos pasos en Singapur.

El presidente chino, Hu Jintao, en cambio concentró sus comentarios en la reunión desayuno en la necesidad de establecer un mecanismo de financiamiento para que los países ricos brinden apoyo económico a los estados en desarrollo para la lucha contra el cambio climático.

Las palabras de Hu fueron reiteradas por el mandatario mexicano, Felipe Calderón, quien dijo que si se podía alcanzar un acuerdo sobre un mecanismo para financiamiento mundial en Copenhague sería mucho más fácil lograr medidas claras y pragmáticas.

Sus comentarios se dan un día después de que los presidentes de Francia y Brasil, en un documento conjunto, pidieron ayuda financiera "sustancial" de los países ricos para reducir las emisiones.

Más noticias en Política y Sociedad