Público
Público

Los líderes de la UE continúan hoy su debate sobre el Tratado y los precios

EFE

Los líderes de la Unión Europea continuarán hoy el debate sobre las consecuencias del "no" irlandés al Tratado de Lisboa y la escalada de los precios del petróleo y los alimentos.

En el segundo y último día de su cumbre semestral, los Veintisiete tratarán de acordar un texto común de conclusiones sobre la crisis abierta por el fracaso de la ratificación del nuevo tratado en Irlanda, algo que fue imposible en la cena de anoche debido a las reservas de la República Checa.

La presidencia de turno eslovena descartó ayer fijar plazos para que Irlanda presente propuestas de solución o para que los países que aún no han ratificado el texto concluyan el procedimiento.

"Es seguro que no habrá ningún plazo límite, ni para Irlanda ni para nadie", afirmó anoche el primer ministro esloveno, Janez Jansa, en un mensaje destinado a la dubitativa República Checa.

La cumbre informal de jefes de Estado y Gobierno que se celebrará en Francia el 15 y 16 de octubre se presenta, según varios dirigentes, como la cita clave en la que Irlanda debería comenzar a proponer soluciones.

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, advirtió de que los siete países que aún no han ratificado el Tratado de Lisboa deben hacerlo, en un mensaje aparentemente destinado a vencer las reticencias checas.

Además, Barroso consideró "totalmente inaceptable" que un país firme un tratado sin intención de ratificarlo, por lo que mostró su confianza en que "todos" los ratifiquen el Tratado de Lisboa.

El primer ministro checo, Mirek Topolanek, declaró que intentará "convencer con buenos argumentos" al Senado de su país, del que depende la ratificación, pero avisó de que no va "a forzar a nadie a votar a favor o en contra".

Praga ha llegado a esta cumbre señalando que considera "contraproducente" que la Unión Europea "presione" para continuar las ratificaciones del Tratado de Lisboa a pesar del "no" irlandés, por lo que vetará cualquier texto que introduzca este llamamiento, informaron fuentes checas.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, ha añadido presión al debate al decir que considera "paralizada" de hecho la ampliación de la UE a los países de los Balcanes occidentales mientras los Veintisiete no encuentren una salida a la ratificación del Tratado.

Los jefes de estado o gobierno tampoco alcanzaron ayer ninguna conclusión sobre la respuesta que debería dar la UE al encarecimiento de los precios de la energía y los alimentos.

La solicitud de intervención de prácticamente todos los líderes y el elevado número de sugerencias, algunas de ellas contradictorias, han obligado a la presidencia a continuar hoy el debate.

Los ministros de Exteriores sí lograron, en cambio, un acuerdo para levantar las sanciones diplomáticas contra el régimen cubano y abrir un diálogo incondicional con el objetivo de mejorar la situación política y de los derechos humanos en la isla.

Los jefes de la diplomacia europea llegaron a dicho compromiso tras dos semanas de incertidumbres debido a las reticencias de la República Checa, Suecia y, a última hora, Alemania.

La Habana consideraba indispensable que Bruselas eliminara completamente las sanciones que se aprobaron en 2003 por el encarcelamiento de 75 opositores, antes de aceptar las ofertas de diálogo de los Veintisiete.

Estas medidas, que limitaron las visitas gubernamentales de alto nivel, redujeron la importancia de la participación de los países de la UE en las manifestaciones culturales cubanas y estrecharon los lazos con la oposición, estaban congeladas desde el 2005.

Con su levantamiento definitivo, la Unión Europea ha decidido facilitar un proceso de diálogo político "recíproco, incondicional, no discriminatorio y orientado a conseguir resultados", en el marco de los "cambios emprendidos por el presidente Raúl Castro".

Más noticias de Política y Sociedad