Público
Público

La Liga Árabe pide un calendario definido para aplicar plan de paz de Annan

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los ministros de Exteriores de la Liga Árabe pidieron hoy un calendario definido para la aplicación del plan de paz para Siria del enviado internacional Kofi Annan, en una reunión extraordinaria celebrada en Doha.

En el comunicado final del encuentro, los ministros solicitaron al Consejo de Seguridad de la ONU que afronte sus responsabilidades y "garantice la aplicación del plan de Annan en el marco de un calendario definido".

En una rueda de prensa posterior, el secretario general de la Liga Árabe, Nabil al Arabi, explicó que "efectivamente ya había un límite de tiempo que fijó el Consejo de Seguridad y que es de tres meses, pero debería quedar más determinado".

La iniciativa de Annan estipula, entre otros, un alto el fuego, en vigor desde el 12 de abril aunque no ha sido respetado por las partes, la retirada de las tropas de las ciudades y el lanzamiento de un diálogo entre las autoridades y la oposición.

Para aplicar el plan, la Liga Árabe pidió recurrir al artículo VII de la Carta de la ONU, que permite al Consejo de Seguridad decidir "el uso de todas las medidas necesarias para restaurar la paz y la seguridad internacionales", lo que podría incluir una intervención militar.

Preguntado a ese respecto, Al Arabi señaló que "se pierde tiempo en negociaciones para convencer al Gobierno sirio de que acepte punto por punto" el plan.

Por ese motivo, "la Liga Árabe ha pedido al Consejo de Seguridad que decida sobre esos asuntos porque puede añadir sanciones económicas, e incluso más", agregó.

Aun así, Al Arabi quiso dejar claro que el comunicado emitido hoy no habla de asuntos militares, sino sobre cómo "aumentar la presión a las autoridades sirias" con medidas como el cese de las emisiones de los canales oficiales sirios por los satélites árabes ArabSat y NileSat.

Los ministros instaron también al Consejo de Seguridad que adopte las medidas necesarias lo antes posible para proteger a los civiles sirios y que se otorgue a los observadores internacionales desplegados sobre el terreno prerrogativas para velar por la población siria.

También urgieron a las partes implicadas a colaborar con Annan para que pueda desempeñar su labor.

La Liga Árabe animó a la oposición siria a superar sus diferencias y a afrontar responsabilidades, además de responder a sus esfuerzos para celebrar una reunión con todos los grupos de la oposición en Egipto.

En ese sentido, Al Arabi anticipó que han convocado una nueva reunión para el próximo 9 de junio en El Cairo, tras la cita que no llegó a celebrarse a mediados del mes pasado por las diferencias entre los opositores.

Los ministros condenaron, además, la masacre del pasado día 25 en Al Hula, en el centro de Siria, donde murieron más de un centenar de personas, y las violaciones de las fuerzas del régimen y de los "shabiha" -milicias progubernamentales-, lo que supone "una flagrante violación de los compromisos del Gobierno sirio".

Durante su intervención en una reunión del grupo de contacto árabe, previa al encuentro de los ministros, Annan advirtió del riesgo de una guerra civil sectaria en Siria, cuya crisis ha empezado a tener repercusiones en otros países.

"En el horizonte, está la amenaza de una guerra civil total en Siria de carácter sectario y preocupante, mientras que los efectos de esta crisis han comenzado a extenderse a los países vecinos", avisó Annan.