Público
Público

La literatura infantil triunfa en el primer fin de semana de la Feria del Libro

EFE

La literatura infantil se ha convertido en la triunfadora, en expectación y en ventas, en el primer fin de semana de apertura al público de la Feria del Libro de Madrid, en la que las casetas más concurridas han sido las dedicadas a los más pequeños.

Después de que ayer la Infanta Elena inaugurase oficialmente la 67 edición de la Feria, hoy el tiempo y la lluvia han dado un respiro a la cita cultural más importante del año, y durante toda la mañana los visitantes han podido pasear sin tener que resguardarse de la lluvia, como ocurrió durante la tarde de ayer.

El buen tiempo ha sido el que ha animado a los padres a llevar a los más pequeños a la Feria, que además de disfrutar con las numerosas casetas dedicadas a la literatura infantil lo han podido hacer con cuentacuentos, los teatros de títeres al aire libre o los saludos a célebres personajes infantiles como Pocoyó o Caillou.

De la buena marcha del género infantil habló con Efe Pilar Pérez, de la librería El Dragón Lector, quien aseguró que la crisis económica no se ha dejado sentir en este tipo de literatura, y se mostró convencida de que los padres, en un momento de dificultad económica, pueden dejar de comprarse libros para sí mismos, pero en ningún caso los dejarán de comprar para sus hijos.

El primer sábado de apertura al público de la Feria ha servido para acercar a numerosos escritores con sus lectores a través de la firma de libros, si bien contrastaban las aglomeraciones de gente en las casetas en las que firmaban autores consagrados con la escasez de público en aquellas otras en las que las firmas provenían de escritores menos reconocidos.

Entre los autores famosos que hoy han dedicado sus libros a sus lectores se encontraban Almudena Grandes, Rosa Montero, Antonio Gala, muy preocupado por la posibilidad de que la lluvia haga fracasar el certamen, Fernando Sánchez Dragó, Chufo Llorens o Espido Freire.

También han estampado sus firmas entre sus "fans" los escritores Paul Preston, Luis García Montero, Ángeles Irisarri, Eduardo Mendicuti, Inma Chacón o Luis Rojas Marcos.

Ángeles Irisarri, autora de "La Artillera", uno de los muchos libros publicados en los últimos meses sobre la Guerra de la Independencia, percibió hoy "algo flojo" el negocio y notó "diferencia" con respecto a otros años, si bien admitió que hoy es el primer fin de semana de la Feria.

Junto con las casetas infantiles, lo más aplaudido de la Feria en esta edición fue la exposición al aire libre de grandes fotografías dedicadas al tema del agua, algunas de cuyas impresionantes imágenes llamaron poderosamente la atención de los visitantes, como la que recoge el tierno beso entre un bebé humano y una beluga bebé.

Entre las novedades de este año también han destacado los libros "acuáticos", con algunos ejemplares sumergidos en unas peceras para deleite de los curiosos que se acercaban a tocar sus satinadas y empapadas hojas, aunque hasta el próximo fin de semana no estarán a la venta al precio de 11,50 euros.

La Feria ayer, en su primer acto tras la inauguración, tuvo un recuerdo especial para Juan Ramón Jiménez en el 50 aniversario de su fallecimiento, con una mesa redonda celebrada en el Pabellón Círculo de Lectores con Alfonso Alegre y el poeta Tomás Segovia, a la que también asistió la sobrina-nieta del poeta, Carmen Hernández-Pinzón.

Hoy, entre los diversos actos programados, el Proyecto Fahrenheit 451 ha dedicado la jornada a captar voluntarios a la causa de las personas-libro, inspiradas en los personajes de la novela de Ray Bradbury que aprendían de memoria una obra en un mundo en que los libros estaban prohibidos.

Más noticias de Política y Sociedad