Público
Público

Las lluvias ponen al límite del desbordamiento los lagos formados por el terremoto

EFE

La persistentes lluvias que azotan China están a punto de provocar el desbordamiento de los lagos formados tras el terremoto que asoló Sichuán, mientras el Gobierno teme que la subida del nivel del agua cause, además de inundaciones, una contaminación por productos químicos.

La principal amenaza en Sichuán, epicentro del seísmo del pasado 12 de mayo, la constituyen los más de 30 lagos formados por aludes de rocas y escombros en los cauces de los ríos, que amenazan con desbordarse sobre millones de personas que se han quedado sin casa.

En esta provincia del suroeste del país, 28 de los 35 lagos amenazan con desbordarse, un peligro que se ha visto acrecentado tras las lluvias que afectan a la zona y que se han convertido en torrenciales en el sur y oeste del país.

Además, el periódico "Beijing News" advirtió hoy de otra posible amenaza si los lagos se desbordan: la contaminación química que puede sufrir la región, ya que en la cercanía de estos embalses hay almacenadas más de 5.000 toneladas de productos peligrosos, como ácido clorhídrico, según explicó Ma Ning, oficial regional del Buró de Protección Medioambiental.

El responsable medioambiental declaró al rotativo que el gobierno revisó un total de 58 industrias con productos químicos y ordenó la retirada de estos materiales a zonas seguras.

De momento, en Sichuan continúan las precipitaciones, aunque de forma moderada, y las lluvias torrenciales -que se han cobrado ya 55 víctimas en otras provincias de China- no han llegado a esa provincia, la más afectada por el terremoto.

La Administración China de Meteorología confirmó que entre hoy y el sábado la lluvia seguirá descargando en las provincias del sur y este de China.

El Ministerio de Asuntos Civiles comunicó hoy que los muertos ascienden ya a 68.516, mientras que 19.350 personas permanecen desaparecidas y otras 365.399 resultaron heridas.

El nuevo recuento supone un incremento de 407 personas fallecidas con respecto a los datos de ayer.

El número total de afectados por el terremoto, de 8 grados en la escala de Richter, supera los 45 millones, mientras que 15,5 millones de personas han tenido que ser evacuadas de sus casas.

Entretanto, el diario "Chongqing Evening News" informó hoy del rescate ayer de doce supervivientes del terremoto que quedaron aislados en una montaña y consiguieron sobrevivir durante 16 días alimentándose de hierbas silvestres y arroz.

Los supervivientes trabajaban para la Compañía de la Construcción de Han Wang, en Mianzhu, y se hallaban en Yangjiagou, una zona montañosa muy aislada, cuando se produjo la sacudida.

Los doce trabajadores reunieron todos los víveres de que disponían, apenas cinco kilos de arroz, tras quedar incomunicados por una avalancha de rocas y fallar el sistema de telecomunicaciones.

El grupo, que dormía en una improvisada tienda en Yangjiagou, empezó a avanzar hacia el pueblo más cercano por esta escarpada área y a racionar sus alimentos, hasta el punto de recurrir a plantas silvestres y al agua de la lluvia para sobrevivir.

En la última semana se registraron 219 réplicas del terremoto en Sichuan, aunque ninguna de ellas superó los 4.0 grados de magnitud.

En este sentido, las autoridades sismológicas de China desmintieron lo que consideran "rumores sin ningún fundamento" que indican que podría producirse un nuevo terremoto de gran potencia en el suroeste del país.

"No se han encontrado indicios que anticipen otro fuerte terremoto, según los resultados de nuestro seguimiento, y tampoco hemos publicado esa previsión", agregó Deng.

Por otro lado, en el distrito de Wenchuan, epicentro del temblor, los responsables de educación están pidiendo a las áreas vecinas que acepten a los más de 14.000 estudiantes cuyas escuelas se desplomaron por el terremoto.

Más de un 10 por ciento de las víctimas mortales del seísmo fueron niños, ya que muchas escuelas se desplomaron.

Los padres de los niños fallecidos están pidiendo responsabilidades a las constructoras y a los respectivos departamentos gubernamentales.

La zona donde se localizó el epicentro del seísmo se ha convertido en visita obligada tanto para los líderes chinos como para los mandatarios extranjeros que visitan el país.

Más noticias de Política y Sociedad