Público
Público

Lluvias torrenciales azotan la región birmana devastada por el ciclón "Nargis"

EFE

Nuevas lluvias torrenciales cayeron hoy en la región devastada hace dos semanas por el ciclón "Nargis" en Birmania (Myanmar), donde la Junta Militar admite un número cada vez más elevado de muertos y niega haber confiscado cargamentos de ayuda internacional.

El Departamento de Meteorología e Hidrología de Birmania informó hoy de aguaceros en las regiones de Bago, Irrawaddy, Kayin, Mon y Rangún, precisamente las zonas en las que se declaró el estado de excepción el 3 de mayo pasado a causa de "Nargis",

Las precipitaciones continuarán hasta mañana y la situación habría podido ser más grave si el frente lluvioso que entró por el sur se hubiera fortalecido y transformado en ciclón, como se temió el miércoles pasado.

El mal tiempo supone para el esfuerzo de la comunidad internacional para llevar ayuda a los damnificados un inconveniente no tan importante como la actitud de las autoridades birmanas de no conceder todos los visados que la ONU y las organizaciones humanitarias han solicitado.

La Junta Militar, que soporta sanciones de Estados Unidos y la Unión Europea (UE) por sus violaciones sistemáticas de los derechos humanos, entrega las visas en cuentagotas, aunque se muestra más abierta con China, Tailandia, la India y otros gobiernos amigos de la región.

Mientras esperaban esta mañana por su sello para entrar en el país el comisario europeo de Ayuda Humanitaria y Cooperación, Louis Michel, y el director de la Oficina de Cooperación de Asuntos Humanitarios de la ONU, John Holmes, entre otros, un equipo médico de la Unidad Médica Real de Tailandia salió de Bangkok y llegó a Rangún para atender a las víctimas.

El secretario permanente del ministerio tailandés de Sanidad Pública, Prat Boonyawongvirote, señaló que la misión entrará en el delta del río Irrawaddy, el área más devastada, y se convertirá en una unidad ambulante durante las dos semanas que durará su cometido.

Las autoridades birmanas no han ofrecido nunca una cifra aproximada de personas sin techo o damnificadas, pero informan con regularidad de los muertos, que según los últimos datos oficiales ascienden a 43.318, los heridos a 1.403 y los desaparecidos a 27.838.

La Federación Internacional de la Cruz Roja calcula que las víctimas mortales llegarán a 130.000 y la ONU estimó en 2,5 millones de personas se encuentran en un estado precariedad grave.

La organización no gubernamental (ONG) CARE señaló hoy que su personal en Birmania, unas 500 personas, la mayoría de ellas birmanos, está sorprendido por los pocos niños, mujeres y ancianos que ha encontrado en los campamentos de acogida y en las aldeas que visita.

"En una población había 500 supervivientes y todos eran adultos. Nuestros datos en los centros muestran muchos adultos, pero muy pocos niños y muy pocos ancianos", manifestó el director de CARE para Birmania, Brian Agland.

Aunque la ayuda humanitaria llega al país sin demasiados problemas, sobre todo desde el pasado fin de semana, el destino de la solidaridad internacional no está garantizado desde el momento que el Gobierno se empeña en controlar su distribución.

Cooperantes y birmanos han denunciado la presencia de artículos con banderas de otros países o con las siglas de las agencias de la ONU o de otras en los comercios y mercados de Rangún y de otras localidades.

"Se tomarán acciones legales contra aquellos que se apropien, vendan, compran o hagan un uso ilícito de la asistencia", advierte hoy un mensaje en el diario estatal "La Nueva Luz de Myanmar", que suele utilizar el régimen militar para difundir sus mensajes.

La situación que presenta la Junta Militar por los medios de comunicación omiten problemas y hablan de damnificados atendidos, ayuda repartida, carreteras reabiertas y electricidad repuesta.

"La respuesta del régimen al desastre del ciclón 'Nargis' es conocida como la peor reacción a un desastre por cualquier Estado o régimen del mundo", afirmó hoy la ONG Comisión Asiática de Derechos Humanos.

Más noticias de Política y Sociedad