Público
Público

Un lobby promotor alerta de la destrucción de 200.000 empleos

Reuters

El presidente del G-14 "Inmobiliarias por la Excelencia", el lobby inmobiliario que agrupa a algunas de las mayores promotoras españolas, amenazó el jueves con la pérdida de 200.000 empleos en el sector "si no se toman medidas".

"Si no se hace nada, el sector volvería a perder otros 200.000 empleos", dijo Pedro Pérez en un desayuno con periodistas.

En una de las peores crisis económicas de la historia reciente que ha tenido especial incidencia en el sector inmobiliario, España se ha situado como uno de los líderes del desempleo en Europa con una cifra que ronda los 4 millones de desempleados, muchos de ellos procedentes del sector inmobiliario y constructor, generadores de PIB y empleo fundamentales.

El G-14, que pese a su nombre representa a 10 grandes inmobiliarias españolas de las que dos, Martinsa-Fadesa y Nozar, están en concurso de acreedores, solicitó al Gobierno una serie de medidas para impulsar la demanda y absorber el 'stock' de viviendas, que cifró en 800.000 pisos.

"Facilitar el acceso de las familias al crédito; apoyar los seguros que doten de mayor garantía al préstamo hipotecario; aplicar fórmulas para suavizar el pago de la entrada (...) serían medias que impulsarían la demanda", afirmó el lobby inmobiliario en una presentación.

Pérez explicó que las dificultades de las promotoras españolas a la hora de vender pisos no están tanto en el precio, sino en los problemas de los compradores y los propios empresarios del sector a la hora de acceder a la financiación.

"En tanto no cambien las circunstancias de financiación, difícilmente vamos a acceder a un cambio en la tendencia (...) Lo que se ha vendido a lo largo de 2009 dentro de las empresas del grupo ha sido con descuentos de entre el 20 y el 30 por ciento", afirmó el presidente del G-14.

Según el último informe de Tinsa, una tasadora española cuyos datos utilizó como referencia Pérez en su presentación, el precio medio de los pisos ha caído un 15 por ciento de media desde los máximos alcanzados a finales de 2007, una cifra que considera "suficiente".

Sin embargo, otros análisis como los de Aguirre Newman o el servicio de estudios del BBVA apuntan que es necesario un descenso aún mayor en el precio de los inmuebles (de un 20 por ciento en el caso del banco o del 27 por ciento en el de la consultora).

Más noticias de Política y Sociedad