Público
Público

Lola Greco estrena un "Amor brujo" con "los mejores" en escena

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los coreógrafos y bailarines Ángel Rojas y Carlos Rodríguez han tenido la idea de hacer "El amor brujo", de Falla, como nunca se ha hecho antes y que Lola Greco lo protagonice porque sólo ella puede ser su Candela. Mañana, en su estreno absoluto en el Festival de Verano El Escorial, descubrirán por qué.

"Es algo completamente distinto de todo lo que se ha visto hasta ahora sobre la obra de Falla. Nos ha quedado algo muy, muy bonito y especial y que no se va a olvidar pero no se puede contar nada, hay que verlo", explica "misteriosa" a Efe la bailarina y coreógrafa madrileña.

Esta historia de hechizos, brujería y amores espectrales abre mañana el Festival de Verano en el Teatro Auditorio San Lorenzo de el Escorial, en el que hasta el 6 de agosto se ofrecerán 19 espectáculos distintos.

"El amor brujo" es una idea original de Rojas y Rodríguez y con ella acudieron a Greco, que apreció "un proyecto de mucho peso" con el que han "embarcado" a los también bailarines y coreógrafos Antonio Canales y Chevy Muraday y a la directora de escena Marta Carrasco.

Muraday, detalla Greco, hace "un papel excepcional" y "con muchísimo mérito por la complicación que tiene el vestuario" que no existe en la obra de Falla, el del fuego fatuo.

El suyo, asegura, es "un desfase completo" porque tiene que transformar la angustia que siente Candela en "lenguaje de danza".

"Ha sido muy complicado fusionar todas las naturalezas, todos los sentimientos, y por eso bailo desde el contemporáneo más absoluto hasta el flamenco pasando por clásico español", precisa.

Es, subraya, "una belleza de espectáculo", en el que se "juntan muchos mundos de una forma muy delicada y conmovedora", con escenas en el suelo y en el aire y danza en varios niveles con música en directo, y con el que saldrán de gira por toda España el año que viene.

La bailarina, que fue primera bailarina del Ballet Nacional de España (BNE) con 19 años y fue "despedida" en 1998 por Aida Gómez, ha querido 14 años después de su salida de la formación "desdecirse" de sus disculpas de entonces a la directora.

"Pedí perdón públicamente por mis declaraciones a The New York Times criticando la orientación que Gómez quería darle al BNE pero lo hice porque me habían amenazado con despedirme, cosa que hizo. No, no le pido perdón porque a mi padre le dio un infarto, perdí mi casa e intentó quitarme de en medio", desvela muy dolida aún con aquella historia "tremenda".

Ahora está de nuevo con la que fue su casa tantos años, y que dirige desde el año pasado Antonio Najarro, preparando el estreno de "Medea" para el 29 de septiembre en la Bienal de Sevilla: "a veces no se ve el final a las pesadillas pero parece que ya todo está en su sitio", remacha.