Público
Público

Londres apenas secunda el desarme nuclear propuesto por Obama

DANIEL DEL PINO

Reino Unido ha decidido hacer su pequeña aportación a la carrera por el desarme nuclear que promueve el presidente de EEUU, Barack Obama. El primer ministro, Gordon Brown, anunció ayer que su país construirá un submarino Vanguard menos de los cuatro previstos en el programa de Defensa. Los Vanguard pueden transportar 16 misiles con 48 ojivas (parte delantera del proyectil) nucleares cada uno y cuestan alrededor de 5.000 millones de libras.

Pero el arsenal nuclear británico no se ve afectado en la práctica. Reino Unido tiene un arsenal de 160 cabezas nucleares y Brown dejó claro ayer que no piensa reducirlo. "Esto no es negociable", dijo en una entrevista radiofónica con la BBC. Para los británicos, esa cifra es indispensable para mantener su poder disuasorio ante una posible amenaza.

Brown llamó a una "negociación global entre los países que tienen armas nucleares y los que no", advirtiendo del peligro de "una carrera armamentística" si no se llega a algún acuerdo.

En términos económicos, la reducción tampoco es la panacea. Los laboristas buscan la manera de tapar el agujero de 175.000 millones de libras de déficit. El programa de Defensa incluye, además de los submarinos, la producción de los misiles, la infraestructura y los satélites necesarios para monitorizarlos. Su precio ronda los 70.000 millones en el mejor de los casos. Greenpeace presentó un estudio la semana pasada en el que aseguraba que el coste real del programa es justo el doble.

Más noticias de Política y Sociedad