Público
Público

Luis Racionero retrata la Florencia "más maravillosa" en su nueva novela

EFE

El Renacimiento ha sido desde siempre una de las grandes pasiones del escritor Luis Racionero, que con su nueva novela "La Muerte de Venus" quiere "hacer ver" al lector lo que fue la Florencia de los Medici, epicentro artístico de lo que, a su juicio, fue uno de los momentos clave de la historia europea.

En su quinta obra dedicada al florecimiento clásico del siglo XV, el escritor refleja, mediante la vida del pintor Sandro Botticelli y la creación de dos de sus mayores obras, "El Nacimiento de Venus" y "La Primavera", como Florencia pasó de ser un "esplendoroso y neopagano" lugar a "enloquecer" con el integrismo católico del fraile dominico Savonarola, organizador de las llamadas hogueras de las vanidades.

"El título de la novela significa también el fin del renacimiento artístico que propició la dispersión de grandes pintores como Botticelli, Leonardo y Miguel Ángel", explica Racionero en una entrevista a EFE.

Reconoce que con "La Muerte de Venus" quería mostrar como durante ese periodo se estuvo a punto de conseguir la fusión entre la tradición del cristianismo y el neopaganismo de la Academia Platónica clásica.

Editada por Ediciones B, la nueva novela del que fue director de la Biblioteca Nacional juega con el lector mezclando hechos reales y pensamientos personales que "se han atendido a la coherencia de personajes históricos" como Leonardo da Vinci, Lorenzo de Medici o el propio Botticelli.

Prueba de esta mezcla entre la realidad histórica y la creación del propio autor es la trama principal de la novela, que relata la lucha interior entre Botticelli y Giuliano de Medici por la belleza de Simonetta, modelo principal del artista italiano en el "Nacimiento de Venus" y "La primavera".

"Simonetta fue la amante de Giuliano de Medici, mientras que lo de Botticelli me lo invento yo para hacer la novela", explica Racionero, quien reconoce que la obsesión del artista florentino hacia Simonetta "no era algo imposible" por la belleza que ésta desprende en las obras del pintor.

Es precisamente con el personaje de Simonetta con el que Racionero dice buscar "la belleza pura", muy ligada al concepto clásico de lo que significa el ideal femenino que, según afirma, "muy pocas veces te lo encuentras" por el hecho de formar parte de la fantasía propia de uno mismo.

Para ambientar esa Florencia "espléndida y muy estética", Racionero comenta que tuvo que repasar algunos de los ochenta libros dedicados al renacimiento que tiene en su biblioteca personal, además de hacer uso de la memoria que "aún tengo la suerte de mantener".

Por otra parte, el texto incluye elementos propios de la "democracia actual" que, según Racionero, ya existían en la sociedad florentina de los Médicis, donde la "competencia constante" entre familias poderosas marcaba el ritmo de aquella ciudad-estado de finales del siglo XV.

"En las democracias actuales votamos todos, pero siguen mandando oligarquías, y eso parece que debe ser así, parece que es lo menos malo, de momento", reflexiona el creador de "La sonrisa de Gioconda" y el "Cráneo de Akenaton", entre otras obras.

Racionero aprovechó el encuentro para confirmar que en marzo presentará sus memorias culturales y que en los próximos meses tiene previsto publicar otra novela histórica "bastante original", de la que prefiere no desvelar pistas sobre su temática.

Más noticias