Público
Público

Lula y Chávez reafirman su voluntad pero no desatan los nudos de la integración

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Manaus (Brasil), 20 sep (EFE).- Los presidentes de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, y Venezuela, Hugo Chávez, reafirmaron hoy en Manaus su apuesta por la integración energética suramericana, pero no lograron desatar los nudos de ambiciosos y polémicos proyectos.

Al cabo de una reunión que se prolongó durante casi seis horas, ambos mandatarios comparecieron ante la prensa y desmintieron sus supuestas rivalidades por liderazgos regionales o sus diferentes enfoques sobre los rumbos que debe tomar la integración.

Sin embargo, el único anuncio concreto que resultó de la reunión fue la decisión de reunirse cada tres meses, a fin de "retomar" el diálogo que, según ambos, se "distanció" debido a las campañas electorales en que uno y otro estuvieron envueltos el año pasado.

La próxima reunión, según explicaron, será en Venezuela a mediados de diciembre, posiblemente el día 12.

En ese encuentro, dijeron que confían en tener afinados los documentos necesarios para la constitución de dos empresas mixtas entre las estatales Petrobras y Petróleos de Venezuela (PDVSA).

Una de esas compañías operaría la refinería conjunta que comenzó a construirse en el estado brasileño de Pernambuco, mientras que la otra exploraría el Campo Carabobo, un pozo petrolífero situado en la Faja del Orinoco (sur de Venezuela), cuya producción sería procesada por la otra empresa mixta.

Chávez precisó que, tal como se ha planteado desde que comenzaron a negociarse ambos proyectos, hace más de tres años, PDVSA poseerá el 60 por ciento de la empresa mixta en Venezuela, mientras que el 40 por ciento del capital será de Petrobras, y viceversa en el caso de Pernambuco.

El ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, Celso Amorim, explicó a periodistas que Petrobras tiene "algunas dudas" respecto al coste que supondría el "mejoramiento" del petróleo ultrapesado extraído del Campo Carabobo y que sería procesado en Pernambuco.

Para el encuentro de diciembre próximo, según Amorim, PDVSA se ha comprometido a presentar informes técnicos que sirvan para despejar esas dudas.

El canciller aclaró, además, que una empresa "no podrá" existir sin la otra, por lo que la constitución de las compañías mixtas dependerá en buena medida de esos informes.

Chávez dijo que en la reunión fueron tratados "todos los temas" de la agenda bilateral y regional, aunque aclaró que tuvieron más peso los relacionados con energía.

En ese sentido, se comprometieron a profundizar los estudios para la construcción del Gasoducto del Sur, una faraónica propuesta de Chávez por la que sería llevado gas venezolano hasta Argentina, a través de Brasil.

Según Lula, Brasil y Venezuela contratarán una empresa de "ingeniería conceptual" para que haga los estudios necesarios para determinar la viabilidad del proyecto, que coincidió con Chávez en calificar de interés "estratégico" para Suramérica.

Otro asunto tratado fue el proyecto del Banco del Sur, que en Brasil despierta reticencias y para el que Chávez ya tiene el respaldo firme de Argentina, Ecuador y Bolivia.

Aunque Chávez declaró a periodistas antes del encuentro con Lula que Venezuela considera que no son necesarias más discusiones, pues "no se puede esperar más", Amorim dijo que se acordó celebrar una nueva reunión de ministros de Haciendas suramericanos, en octubre próximo, para discutir el proyecto.

En relación al ingreso de Venezuela al Mercosur como miembro pleno, que en lo político depende de la aprobación de los congresos de Brasil y Paraguay, Lula reiteró que su gobierno hará "todos los esfuerzos necesarios" para que se vote en el plazo más breve.

Según explicó Amorim, la "expectativa" es que sea definitivamente aprobado en noviembre o diciembre, lo que fue explicado durante la reunión y Chávez dijo comprender.

Amorim también dijo que Chávez explicó brevemente las gestiones humanitarias que realiza para lograr la liberación de las personas secuestradas por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), las cuales recibieron "pleno apoyo" del gobierno brasileño.

Más noticias en Política y Sociedad