Público
Público

La luz sube un 2% para la mayoría de hogares

El fraude en el bono social se penalizará con recargos del 10%

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Ministerio de Industria anunció este lunes una subida media del 2% en el precio de la luz para la inmensa mayoría de consumidores domésticos. El alza, que entra en vigor este miércoles, coincide con la nueva Tarifa de Último Recurso(TUR), otro paso en la liberalización del único segmento que falta por abrir al mercado, el de baja tensión, que forman usuarios particulares y pymes.

La subida supone, según Industria, una media de 0,7 euros más al mes. Se aplica a los 24,5 millones de clientes domésticos que tienen menos de 10 kilovatios (kW) contratados. Y llega tras el alza del 3,6% de enero pasado, que se sumó a la subida del 11% de 2008. El nuevo repunte no afecta igual a todos los usuarios, porque la TUR elimina el antiguo sistema de tramos en los que, cuanto mayor fuera el consumo, más caro era el kW. También se suprimen los primeros 12,5 kW hora (kWh) mensuales de consumo gratis y el sobreprecio a partir de 500 kWh consumidos, dos medidas que el departamento que dirige Miguel Sebastián puso en marcha hace sólo un año.

La TUR tendrá dos variantes: una tarifa única y otra con discriminación horaria, en la que el consumo es más caro de día y más barato de noche.

Para proteger a los consumidores más desfavorecidos, Industria ha lanzado el bono social, que consiste en congelar la tarifa actual durante dos años. Este subsidio, que pagarán las eléctricas, se dirige a los clientes domésticos con menos de 3 kW contratados en su vivienda habitual (que lo disfrutarán automáticamente), así como a las primeras residencias de pensionistas con prestaciones mínimas, de familias numerosas, y de hogares con todos sus miembros parados.

Estos tres últimos colectivos tendrán que acreditar que cumplen los requisitos y pedir el bono a su empresa eléctrica. El Ministerio renuncia de momento a introducir criterios de renta para tener este subsidio, como ha pedido la Comisión Nacional de la Energía (CNE).

Industria teme que prolifere el fraude entre los beneficiarios del bono social, que, según sus cálculos, puede beneficiar a cinco millones de personas. Hacer trampa tendrá su coste: no notificar la pérdida de alguno de los requisitos exigidos (por ejemplo, haber encontrado trabajo, en el caso de los hogares con todos sus miembros en paro) supondrá un recargo del 10% en el recibo.

Por encima del umbral de 10 kW hay otros 1,5 millones de clientes. Son pymes y hogares de gran consumo (antiguos usuarios de la tarifa nocturna, grandes hogares y pymes) que no podrán acogerse a la TUR y estarán obligados a negociar un contrato en el mercado libre, en el que ya hay ofertas de hasta el 12% respecto a la TUR en el consumo (la parte fija del recibo).

Conviene que se muevan rápido: de no haber firmado ya un nuevo contrato, desde julio se les penalizará con un recargo del 5% (añadido a la subida en vigor desde mañana) en su factura, y si no rectifican, dentro de tres meses la multa ascenderá al 10%.

El alza del 2% llega en un contexto de caídas generalizadas de precios y tras un semestre en el que la demanda de electricidad y el precio en el pool (la bolsa donde las eléctricas negocian la materia prima) han caído por la crisis. Industria admite que, si no fuera por el enorme déficit de tarifa (diferencia entre lo que cuesta generar la energía y su precio final) generado en los últimos años, la luz debería bajar, como el gas (ver información adjunta).

El ministerio cerró en abril un acuerdo con las eléctricas para acabar con ese agujero, que asciende a 14.000 millones y que se acumula desde 2000. La subida de mañana, que podría ser la última de este año, es parte del 'esfuerzo' que Sebastián pidió a los usuarios para eliminar el déficit.

Más noticias en Política y Sociedad