Público
Público

Magna advierte a Figueruelas de que hará recortes

Representantes informaron al comité de empresa de la fábrica de Zaragoza sufrirá una reestructuración para volver a ser rentable

GLÒRIA AYUSO

Habrá recorte de personal en la planta de Opel en Figueruelas. Ya lo insinuó hace unos días el consejero de Economía del Gobierno de Aragón, Alberto Larraz, y ayer lo transmitieron los propios responsables de Magna al comité de empresa, en su primera visita a la fábrica.

El vicepresidente de manufacturas y el director de recursos humanos del inversor autriaco-canadiense Magna, que ha cerrado el preacuerdo de compra de Opel con General Motors Europa y el gobierno alemán, mantuvieron por la mañana un encuentro con la dirección de Figueruelas, a la que solicitaron los datos sobre la planta. Por la tarde, los directivos se reunieron unos 25 minutos con el comité de empresa.

"Nos dicen que están cargando con una empresa con problemas que necesita una reestructuración", explicó el presidente del comité, José Juan Arceiz. Los directivos pidieron la colaboración de los sindicatos. "Lo haremos siempre y cuando las consecuencias no recaigan sólo en los trabajadores", respondió Arceiz.

Magna se propone eliminar 10.000 de los 55.000 puestos de Opel en Europa. La planta de zaragoza da trabajo a 7.500 personas. La visita no permitió profundizar en los planes de los nuevos inversores.

Magna aún debe cerrar el acuerdo definitivo de compra con General Motors. La rúbrica puede tener lugar dentro de tres o cuatro semanas, justo el mismo tiempo en el que tendría listo el plan de reestructuración de las nueve plantas que Opel tiene en cinco países en Europa, y que Magna está visitando estos días. En el acuerdo será básico el apoyo del Gobierno alemán, que ha depositado 1.500 millones en la caja de Opel para que la empresa sea viable.

Es aquí donde se centra la preocupación de los sindicatos de Figueruelas, que ayer volvieron a pedir a los directivos que la reestructuración de las fábricas se lleve a cabo teniendo en cuenta razonamientos de productividad y no políticos. "Les hemos explicado que si apuestan por Figueruelas les devolveremos rápidamente la inversión", dijo Arceiz.

De cerrarse la compra de Magna, la canadiense tomaría el mando en septiembre, cuando se abriría un proceso de negociación para pactar los recortes. La dirección transmitió ayer que su objetivo es "comenzar de cero, ajustar la producción y devolver el dinero a Alemania".

Más noticias de Política y Sociedad