Público
Público

El mal rollo acaba en eliminación

España vuelve a casa tras una victoria inútil por 2-0 ante Finlandia

HUGO JIMÉNEZ

Lo que mal empieza... normalmente mal acaba. Eso es lo que les ha sucedido a los pupilos de López Caro, todavía técnico de la selección española sub-21. El entrenador tuvo diferencias con varios pesos pesados del vestuario durante el europeo y ello colaboró en la tempranera eliminación de la roja.

La única vía de clasificación para España, que pasaba por la derrota de Alemania y ganar por tres o más goles a Finlandia, comenzó a esfumarse en apenas cinco minutos con el tanto de Castro para Alemania. No tardó mucho en empatar Inglaterra, pero ahí quedó todo. Ingleses y alemanes se dedicaron a aguantar descaradamente el balón y a asegurar su pase a semifinales. Claro que España tampoco cumplió con su papel, pues sólo fue capaz de ganar a Finlandia por dos goles.

España llegó al torneo como favorita, tras pasar invicta la fase de grupos, y sale de él con aires de equipo en reconstrucción. La sub-21 debía ser un calco de la absoluta en estilo y compañerismo, pero nada salió como se esperaba.

Ni por la forma de jugar (los futbolistas creen que los planteamientos de López Caro son "defensivos"), ni por la existencia de buen rollo. Miguel Torres aseguró sentirse "el jugador número 23" y sus palabras terminaron por dinamitar el ambiente.

Más de uno se une en privado a sus quejas. El sentir general es que el técnico no sacó todo el rendimiento a un excelente grupo y se critican muchas de sus decisiones. Muchos dicen jugar en un puesto que no es el suyo y otros, que el trato de López Caro es diferente dependiendo el futbolista. Hierro tendrá que decidir.

Más noticias de Política y Sociedad