Público
Público

Maliki promete no llevar ante la justicia a los milicianos que dejen las armas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El primer ministro iraquí, Nuri Al Maliki, aseguró hoy que las autoridades no llevarán a los tribunales a los milicianos chiíes que accedan a entregar sus armas, en respuesta al llamamiento del clérigo Muqtada al Sadr a sus seguidores para que cesen la violencia.

"Esta medida (de Sadr) es bienvenida", señaló en una rueda de prensa Maliki, quien subrayó que se trata de un paso "en la dirección correcta para imponer la ley y restaurar la seguridad".

El primer ministro realizó estas declaraciones tras participar en un encuentro con los responsables del Ejército, la Policía y los servicios de inteligencia iraquíes en la ciudad de Basora, 550 kilómetros al sur de Bagdad.

Como símbolo de "agradecimiento y respeto" hacia el llamamiento de Muqtada, Maliki ofreció el indulto para todos aquellos seguidores del clérigo que "se rindan y entreguen las armas".

Además, subrayó que los que acepten esta vía "no serán perseguidos".

El primer ministro aseguró que el ejército y la policía han conseguido "éxitos destacables" en las operaciones contra las redes criminales, contrabandistas y traficantes de drogas, así como contra "los asesinos" en esta provincia iraquí.

"Aunque nuestras tropas estaban limitadas en número, han realizado con éxito su misión contra estos grupos y vamos a seguir hasta el final", señaló.

Además, destacó que las tropas iraquíes han llevado a cabo las operaciones "sin la ayuda de nadie", a pesar de que la semana pasada el Ejército de EEUU informó de que había prestado apoyo aéreo a las operaciones iraquíes.