Público
Público

Mancini acusa al Inter de "abusar de hechos falsos" y amenaza con demandarlo

EFE

El ex entrenador del Inter Roberto Mancini afirmó hoy que el club, que comunicó ayer oficialmente su despido, "ha intentado abusar de episodios falsos e ilícitos" en su contra, por lo que ha encargado a sus abogados que tutelen su imagen "en todos los ámbitos competentes".

"La decisión (de despedirme) se deriva de hechos que han ofendido gravemente mi honor y mi reputación, cuya difusión ilícita ha sido respondida con varias querellas a la Fiscalía. He encargado a mi abogado que tutele mi imagen en todos los ámbitos competentes", manifestó el técnico en un comunicado remitido a la agencia italiana ANSA.

La nota en la que el Inter hizo ayer oficial la destitución de Mancini justificaba la medida por "las declaraciones del técnico tras el partido Inter-Liverpool (de la Liga de Campeones) del pasado 11 de marzo, y por lo que sucedió a continuación hasta los hechos difundidos recientemente en la prensa".

Respecto a las declaraciones tras el partido Inter-Liverpool. Macini manifestó que no estaba seguro de si seguiría en el club al concluir la temporada.

Sobre la otra frase del comunicado, el club milanés no fue más explícito.

Para el abogado de Mancini, Stefano Gagliardi, la frase "hechos difundidos recientemente" se refiere a la publicación el pasado 15 de mayo en la prensa italiana de presuntas conversaciones telefónicas entre Mancini y Domenico Brescia, un supuesto aliado de la 'Ndrangheta, la mafia de Calabria (sur).

"Hay una parte del comunicado, la que intenta vincular el despido a las interceptaciones telefónicas, que ha dañado a mi cliente. Nos hemos querellado con todos los periódicos que las han recogido y hemos denunciado a la Fiscalía por la fuga de noticias, no podemos hacer más", señaló Gagliardi.

El letrado comentó además la posibilidad, sugerida por algunos medios italianos, de que el Inter aproveche la filtración para calificar de procedente el despido de Mancini, lo que rebajaría la indemnización que correspondería al técnico, que tenía contrato hasta junio de 2012 a razón de seis millones de euros por temporada.

"Sobre este aspecto reclamaremos todos los daños: no se puede alegar la causa justa (de despido) con cuestiones como éstas. Lo que ha sucedido es muy grave", declaró el abogado de Mancini.

El preparador, según su letrado, está "enfadado y decepcionado, pues siente que le han causado un perjuicio", y tanto él como su familia están "afectados" por esta situación.

"Nada hacia esperar este tono (en la nota del club), es más, Moratti se había mostrado convencido en público de que el personal del Inter no tenía nada que ver con las interceptaciones", añadió Gagliardi.

Más noticias de Política y Sociedad