Público
Público

Mandos militares de Estados Unidos piden otros 20.000 efectivos para Afganistán

EFE

Los mandos militares estadounidenses en Afganistán reclaman unos 20.000 efectivos adicionales, junto con más helicópteros y medios de vigilancia electrónica, para hacer frente a la creciente fuerza de la insurgencia, informó hoy el diario "The Washington Post".

Aunque el Pentágono ya ha dado luz verde para el despliegue de unos 4.000 soldados más para enero y estudia una solicitud para el envío de tres brigadas de combate adicionales (entre 10.500 y 12.00 soldados), los mandos militares en Afganistán creen que les harán falta todavía entre 5.000 y 10.000 efectivos.

EEUU ahora cuenta con 32.000 efectivos desplegados en el país asiático, que suponen la mayoría de los casi 50.000 soldados de 40 naciones, principalmente miembros de la OTAN, que participan en las operaciones internacionales en Afganistán.

El secretario adjunto de Defensa para operaciones especiales, Michael Vickers, cree que "la insurgencia en Afganistán se ha hecho mucho más intensa", según el rotativo.

"La escasez de naves aéreas de ala rotativa (helicópteros) es, fundamentalmente, uno de los problemas que tenemos en Afganistán", agregó.

El vicecomandante de las fuerzas estadounidenses en Afganistán oriental, el general de brigada Mark Milley, señaló que desde abril pasado la infiltración en su zona desde el vecino Pakistán por parte de combatientes insurgentes se ha incrementado en un 20 o 30 por ciento.

Al mismo tiempo, los ataques perpetrados por estos insurgentes han aumentado en un tercio, comparado con el mismo período del año pasado, asegura Milley.

"No cabe duda" de que los militantes islámicos han aprovechado sus refugios en Pakistán para perfeccionar sus capacidades tácticas, como las emboscadas o los tiroteos con armas ligeras, además del uso de morteros y cohetes y los ataques suicidas con bomba, relató Milley al rotativo capitalino.

Por su parte, el general de brigada Michael Tucker, vicejefe del Estado mayor de la Fuerza de Asistencia para la Seguridad (ISAF) la estructura militar en Afganistán que dirige la OTAN, resaltó la necesidad de adquirir mayor capacidad de vigilancia, sobre todo mediante el despliegue de más aviones espía con cámaras de vídeo.

La "escasez de la capacidad de grabar vídeos del enemigo limita nuestra vigilancia, reduce la visión", dijo Tucker, quien agregó "tanto más (de esta capacidad) mejor".

Tucker lamentó la corrupción en el gobierno afgano y reconoció que los talibanes han logrado constituirse en autoridades locales en algunas zonas.

"Los afganos prácticamente están rogando que se les aporte buena gobernanza. Hay tanta corrupción ... hay sitios donde la gente no tiene más remedio que reconocer a los talibanes" como autoridades, comentó el alto mando de ISAF.

Las fuerzas que luchan contra la insurgencia en Afganistán necesitan más infraestructura, tanto para ellas mismas como para las fuerzas de seguridad afganas, según otras fuentes militares estadounidenses consultadas por "The Washington Post".

Más noticias de Política y Sociedad