Público
Público

La marcha nocturna de Palencia homenajea a los mineros encerrados en la Junta

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Unas 200 personas, entre mineros y familiares, han participado hoy en una marcha nocturna en Palencia en defensa del sector del carbón y que ha tenido su punto culminante en la Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León con el encuentro emotivo con tres de los cuatro mineros que mantienen un encierro indefinido desde el pasado viernes.

Llegados desde la cuenca minera de la zona norte de la provincia -distante a unos 110 kilómetros de la capital- en autocares fletados por los sindicatos UGT y Comisiones Obreras, los mineros, ataviados con sus buzos azules y cascos iluminados, han recorrido las principales arterias de la ciudad en una marcha que ha tenido una hora de duración.

Una pancarta con la leyenda "Estamos hasta los cojones de buenas palabras", la comitiva ha recorrido la Calle Mayor y la avenida de Cardenal Cisneros con lanzamiento de petardos, minicolecciones de fuegos artificiales y coreando gritos como "más minería y menos Policía", "la próxima visita será con dinamita" o "donde están, no se ven, los alcaldes del PP".

La manifestación detuvo la marcha inicialmente ante la sede oficial del Partido Popular de Palencia, fuertemente custodiada por agentes de la Policía Nacional, que no tuvieron que intervenir a diferencia de la última manifestación minera celebrada en la capital.

Los mineros alzaron sus brazos y al grito "manos arriba, esto es un atraco" permanecieron junto a la sede 'popular' durante dos minutos. La comitiva reanudó la marcha hasta detenerse en la Subdelegación del Gobierno, que también se encontraba rodeada de agentes antidisturbios.

La Policía Nacional, para garantizar la seguridad y evitar posibles desórdenes públicos, ha optado por cortar al tráfico las principales arterias de la capital, desviando el tráfico por calles secundarias.

El momento más emotivo de la noche llegó al finalizar la marcha ante la Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León donde les esperaban tres de los cuatro mineros que mantienen un encierro indefinido desde el pasado viernes.

Se trata de una medida de presión dentro de las movilizaciones en defensa de la minería y contra los recortes en las ayudas al carbón.

Un cuarto minero que había participado desde el inicio en la movilización ha tenido que abandonar hoy el encierro por problemas de salud por causas estomacales y de los que ha sido atendido en el Hospital Río Carrión.

El encierro se inició en el vestíbulo de la delegación territorial de la Junta de Castilla y León y se mantendrá de forma indefinida "hasta que tengamos una solución", según ha manifestado a los medios de comunicación uno de los mineros que protagoniza este encierro, Luis Miguel Hernández.

La Delegación de la Junta ha explicado a Efe que se "respetará" el encierro y se mantendrá la posición de apoyo a la minería en la línea definida por el Ejecutivo de Juan Vicente Herrera.

Los tres trabajadores encerrados, emocionados, han salido del recinto para saludar a sus compañeros de manifestación y familiares que participaban en la misma.

Entretanto, fuentes sindicales han informado a Efe que el calendario de movilizaciones se mantendrá en los próximos días, incluida una marcha a Valladolid y cortes de carreteras en distintos puntos de la red provincial de Palencia.

El secretario comarcal de UGT de Guardo, Carlos Mesa, ha anunciado que la próxima semana, si la actitud del Gobierno central se mantiene firme y persiste en los recortes anunciados en las ayudas al carbón, el conflicto "se radicalizará".

Antes de iniciarse la marcha, una delegación de mineros ha sido recibida por la Ejecutiva provincial del PSOE encabezada por la secretaria provincial y senadora por Palencia, Miriam Andrés, que les ha trasladado su apoyo.

Un total de 120 mineros trabajan actualmente en la cuenca minera palentina repartidos en las empresa Unión Minera del Norte SA (Uminsa) y Carbones San Isidro y María.