Público
Público

Una marcha recorrerá España por la libertad del pueblo saharaui

Tres columnas arrancarán desde el Norte, Sur y Este de nuestra geografía para confluir en Madrid los próximos 18 y 19 de junio. Una movilización sin precedentes que cuenta con el apoyo de 120 organizaciones. 

Presentación de la primera Marcha por la Libertad del Pueblo Saharaui
De izda a dcha: Los actores Willy Toledo, Clara Lago, Tesh Sidi, de la Asociación Saharaui Comunidad de Madrid; Iván Prado, y Álvaro Baglietto, bajista de la banda de música Vetusta Morla, durante la presentación de la primera Marcha por la Libertad del Pueblo Saharaui, este martes en Madrid. Luca Piergiovanni / EFE

Una marcha multitudinaria recorrerá nuestra geografía durante las próximas semanas y confluirá en Madrid los días 18 y 19 de junio. Lo hará en defensa de la libertad del pueblo saharaui, un pueblo que lleva 46 años ocupado bajo el yugo marroquí, una tierra que en su día fue provincia española y que todavía hoy, desidia de la comunidad internacional mediante, es el último territorio en África pendiente de descolonización. 

Tres columnas principales, venidas del Norte, Sur y Este del país, caminarán desde principios de junio hacia la capital pasando por pueblos y ciudades que se irán sumando a la marcha. Una movilización ambiciosa, sin precedentes hasta la fecha, que lleva gestándose desde finales del año pasado como una respuesta ciudadana ante la violación del alto el fuego por parte de Marruecos en la zona de El Guerguerat. 

"Estamos cansados, ya no podemos más, son demasiados años los que lleva el Estado español manteniendo relaciones con una dictadura asesina, como ciudadanos libres queremos exigirle a nuestros gobernantes que pongan fin a esta ocupación ilegal e inhumana", ha denunciado Iván Prado, coordinador del Comité de llegada de una marcha que cuenta con el apoyo de 120 organizaciones y 297 entidades, sindicatos y partidos políticos que se han ido sumando al proyecto firmando el manifiesto

La coyuntura actual confiere, si cabe, mayor urgencia a este reclamo de libertad que prevé transitar el país las próximas semanas. No en vano la llegada de más de 6.000 personas a las costas ceutíes tras cruzar el espigón de la playa del Tarajal en las últimas horas es una consecuencia directa, según ha deslizado la diplomacia marroquí de forma más o menos velada, de la decisión de España de prestar atención médica al líder del Frente Polisario, Brahim Ghali

Un episodio, este último, que el actor Willy Toledo, presente en el acto, ha querido subrayar con la vehemencia que le caracteriza: "La llegada de estos 6.000 seres humanos jugándose la vida es uno de los muchos chantajes que la dictadura del sátrapa Mohamed VI ejerce contra el Estado español, estas son las consecuencias de no haber descolonizado el Sáhara Occidental y de haber permitido, con la connivencia del rey Juan Carlos Borbón y Borbón, su ocupación".

Toledo ha dedicado también unas palabras a la dura realidad que atraviesan las familias saharauis, hostigadas día sí y día también por el ejército marroquí, con especial mención a la activista Sultana Khaya, presidenta de la Liga Saharaui para la Defensa de los Derechos Humanos y en Contra del Expolio de los Recursos Naturales: "Khaya, a la que hace algunos años le arrancaron un ojo en un paliza, tiene que vivir, junto a decenas de activistas, no sólo en una tierra ocupada, sino bajo el acoso constante de las fuerzas de ocupación marroquíes".

Tesh Sidi, presidenta de la Asociación Saharaui de la Comunidad de Madrid, no ha dudado en señalar la responsabilidad de nuestro país con la situación que vive el pueblo saharaui: "No hablamos de Noruega, hablamos de España, el Sáhara fue una provincia española y sigue bajo una administración española, es algo que nos incumbe a todos". Una corresponsabilidad no ejercida que ahora, con una crisis migratoria a las puertas, parece haber estallado en nuestras narices.

"Las revoluciones no vienen de arriba, vienen del pueblo, así que os animo a que os suméis a esta marcha por la libertad", ha zanjado Sidi. Una marcha que, en palabras de Álvaro B. Baglietto, bajista de la banda de música Vetusta Morla, último en intervenir, ha refrendado en nombre, precisamente, de esa histórica deuda con el Sáhara Occidental: "Hay muchos conflictos en el mundo pero este nos atañe a todos porque somos parte de él, cuando estuve por primera vez visitando los campamentos en el año 97 regresé llorando pero no por el pueblo saharaui, sino por España, por lo que habíamos hecho allí, por la injusticia que sembramos, porque somos cómplices de todo ese sufrimiento. Hemos abandonado a nuestros hermanos y no podemos consentirlo". 

Más noticias