Público
Público

Marías dice que "España es un país difícil, ingrato, del que no se puede fiar uno"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El escritor Javier Marías, que acaba de publicar el tercer y último volumen de su novela "Tu rostro mañana", no está conforme con el tiempo que le ha tocado vivir ni con la evolución de España, "un país con el que nunca se sabe, difícil, ingrato, abrupto y del cual uno no se puede fiar".

"España es un país exacerbado con frecuencia y en el que hay una extraña saña que está bastante asentada, no en toda la población, por fortuna, pero sí en muchos de los responsables políticos y mediáticos", dijo Marías en declaraciones a Efe tras presentar ante un grupo de periodistas "Veneno y sombra y adiós", la entrega final de esa gran novela a la que ha dedicado los últimos nueve años de su vida.

Después de "Fiebre y lanza" (2002), y "Baile y sueño" (2004), este último volumen llega hoy a las librerías españolas publicado por Alfaguara, y a partir de octubre se venderá en los países hispanoamericanos, en los que el autor cree que tiene "buenos lectores", sobre todo en México, Argentina y Colombia.

Por su extensión -1.600 páginas en total-, alguno podría pensar que "Tu rostro mañana" es una novela decimonónica o "una novela río", pero Marías dejó claro hoy en la presentación que ni lo uno ni lo otro.

"Es una novela del siglo XXI" que en lo único que se parece a las del XIX es en que "aspira a hablar de todo: del comportamiento humano, de la violencia, de la memoria, del olvido, del amor, del tiempo de guerra y del tiempo de paz, de la inoculación de venenos" y de las consecuencias "del contar o no contar", explicó el autor. "Son cuestiones universales que nos importan a todos", añadió.

Marías (Madrid, 1951), "uno de los mejores escritores europeos contemporáneos", en opinión del Nobel sudafricano J.M.Coetzee, vive estos días bajo sentimientos encontrados. Por una parte está "satisfecho" por haber sido capaz de terminar su novela "más ambiciosa", pero, por otra, siente "pena por tener que salir de ese mundo" que lo ha acompañado durante tantos años.

Sensación "de pérdida y de lástima" que se acrecienta porque Marías cree que con "Tu rostro mañana" se despide de la novela.

"No veo ninguna historia en perspectiva, y en estos momentos no puedo ni imaginar la creación de un mundo distinto al de esta novela, aunque quizá dentro de un año o dos se me ocurra algo", decía hoy Marías, que se confesaba "bastante exhausto" tras "el esfuerzo físico y mental" que ha realizado para llevar a buen puerto "Tu rostro mañana", y por "la tensión narrativa" a que ha estado sometido.

"Yo tengo una manera un poco suicida de escribir, que no recomendaría a nadie. Yo no reescribo, nunca hay una segunda versión; corrijo mucho sobre la marcha cada página, pero una vez que la doy por buena, la guardo en una carpeta y tal cual va a la imprenta", señalaba Marías, para reconocer también que con esta novela ha tenido problemas en algún momento porque su memoria "es buena" pero "no estaba acostumbrada a abarcar tanto".

Atento siempre a la realidad que le rodea, Javier Marías es muy crítico con el tiempo que le ha tocado vivir y asegura que la época actual le gusta "muy poco, cada vez menos".

"Es una época que no me gusta nada en términos generales, es más ñoña por un lado, más idiotizada por otro, más tendente a recortar las libertades en general, aunque sea de forma solapada; la gente cree que es muy libre, pero cada vez lo es menos", afirmó el autor de "Corazón tan blanco".

Con otras palabras, dicen lo mismo el padre del narrador y sir Peter Wheeler, personajes inspirados en el padre del novelista, el filósofo Julián Marías, fallecido en diciembre de 2005, y en sir Peter Russell, un importante hispanista de Oxford, que falleció seis meses después. "Sin sus vidas prestadas este libro no habría existido", afirma el autor en la nota final de agradecimientos.

"Hoy se hacen muchas ridiculeces. Por eso hay tanta tontuna en todas partes. Es triste asistir a una época de decadencia, habiendo conocido otras mucho más inteligentes", afirma el padre de Jaime Deza, el protagonista de la novela.

Pero no son los únicos personajes inspirados en la vida real. Hay un tercero, el de Bertram Tupra, el exigente y enigmático jefe de Carlos Deza, que "tiene algunos elementos o ideas" entresacados de conversaciones que el autor ha mantenido con su amigo el escritor Arturo Pérez Reverte, contó Marías.

Más noticias en Política y Sociedad