Público
Público

Con Mariemma y Lorca desaparece la generación que trenzó la danza en España

EFE

Mariemma y Alberto Lorca, muertos ambos en Madrid entre ayer y hoy, son los últimos de una generación que hizo posible que la danza española haya llegado a donde está en la actualidad, es decir, reconocida en y por todo el mundo, según el testimonio recogido por Efe entre sus compañeros de profesión.

Los bailarines y coreógrafos consultados por Efe han coincidido en destacar la "fatalidad" de que ambos, uno octogenario y la otra nonagenaria, hayan fallecido en las últimas horas y la "orfandad" en la que se queda desde ahora la danza en España.

Mariemma y Lorca eran los supervivientes, tras el fallecimiento de "Luisillo" y Pilar López en los últimos meses, de la "familia" de artistas que hizo posible que la danza española "sea lo que es y haya llegado a donde está", ha asegurado Aida Gómez, que dirigió el Ballet Nacional entre 1997 y 2001.

"Ayer mismo comentaba al conocer que había muerto Lorca que era increíble que Mariemma -que llevaba tres años en coma a causa de un derrame cerebral- siguiera aguantando", ha recordado Aida Gómez.

La creadora ha destacado del coreógrafo y bailarín sevillano, que desde 1947 ligó su carrera a Pilar López, su "espléndida" coreografía para el Ballet Nacional "Ritmos", para el que hizo "el programa más bonito e increíble" que ha tenido nunca.

Gómez está "muy satisfecha" de haberse despedido de Mariemma "como Dios manda" dedicándole, hace diez días, el espectáculo "Permíteme bailarte", con el que rindió homenaje también a Pilar López, a Antonio "El Bailarín" y a los Pericet.

El actual director del Ballet Nacional, José Antonio, ha afirmado "con pesadumbre, tristeza y un gran sentimiento de orfandad" que con el fallecimiento de ambos, sumados a otros como los de Pilar López y José Granero, "se está yendo en pocos meses la columna vertebral de la danza española".

Ha destacado además la labor histórica de Mariemma y Lorca en la enseñanza de las nuevas generaciones de bailarines y les ha definido como "seres irrepetibles que han enriquecido nuestra cultura".

El bailarín Antonio Márquez, que en abril montó el espectáculo de homenaje a Antonio, muerto hace 12 años, ha lamentado que se pierda una generación, "la más grande que ha tenido España", que es "la que ha permitido que la danza española tenga continuidad".

"Antonio, Pilar López, Lorca, Mariemma, son los maestros, la referencia, y los hemos perdido y no hay vuelta atrás. Eran personas que dejaron su vida por la danza y no siempre han tenido la oportunidad de que se les reconociese. Me parece que su lección se ha aprovechado poco", se ha dolido Márquez.

El hijo de Luis Pérez Dávila "Luisillo", muerto en noviembre del año pasado a los 81 años, ha destacado que artistas como su padre, Mariemma y Lorca fueron "los iniciadores de las grandes giras, los que levantaron y pusieron en su sitio la danza española".

Su trabajo, ha explicado Pérez, "no solo se pierde en la memoria de quienes les conocieron sino en la brevedad de los testimonios gráficos que hay, porque los soportes eran antiquísimos y las películas están casi todas pasadas".

"Si fueran futbolistas incluso tendrían su propio museo, ellos 'sólo' han llevado todo el arte de España por todo el mundo durante cuarenta o cincuenta años, pero estoy seguro de que con el tiempo se reconocerá su enorme mérito", ha confiado Pérez, que se dedica a la producción teatral.

El cantaor Enrique Morente, que ha presentado hoy en Madrid, su último disco, "Pablo de Málaga", ha recordado en declaraciones a Efe que fue Mariemma quien le llevó por primera vez a Nueva York y ha asegurado que aunque la danza no se acaba nunca lo que si se termina es la historia de una gran bailarina y gran conocedora de escena y de la escuela antigua.

Más noticias de Política y Sociedad