Público
Público

El Marsella exculpa a sus aficionados de los disturbios

Reuters

El presidente del Olympique de Marsella, Pape Diouf, rechazó la versión de la Policía española, que estima que los aficionados del club francés fueron responsables de los disturbios en el estadio del Atlético de Madrid, el Vicente Calderón, a principios de este mes.

El partido del Grupo D de la Liga de Campeones, donde el Atlético se impuso por 2-1, se vio empañado por violentas escenas antes del comienzo del encuentro, que obligaron a los agentes a ocupar la zona destinada a los aficionados del equipo visitante.

"Según los policías españoles nuestros seguidores habrían empezado las hostilidades. Me sorprende. Si esto fuera verdad, ¿por qué no han arrestado a 15 ó 20 y sólo han arrestado a uno?", dijo Diouf en una entrevista a la cadena La Sexta.

"Una persona no puede hacer el mismo daño. Tienes que ser un Tarzán o el Zorro para hacer tanto daño", expresó el dirigente deportivo. "Los socios del Olympique han sido víctimas de la Policía. La Policía lo primero que tenía que haber hecho es hablar con la UEFA, luego con el Atlético y con nosotros".

La Policía Nacional dijo en un comunicado que sus agentes "actuaron correctamente y con proporcionalidad en todo momento, y reaccionaron de la forma necesaria contra el comportamiento violento de los aficionados franceses".

El martes, la UEFA estimó que el Atlético de Madrid debería jugar los próximos dos encuentros de la Liga de Campeones a un mínimo de 300 km de su sede, debido a los disturbios.

Además agregaron que el castigo podría extenderse a un tercer partido como local, si en un periodo de cinco años se registran nuevos incidentes en el Calderón.

"El Atlético fue acusado de falta de organización durante el partido contra el Marsella, que llevó a incidentes, y por la conducta impropia de sus seguidores", expresó la UEFA.

El Atlético fue multado con 150.000 euros y su entrenador, Javier Aguirre, fue confinado a pasar dos partidos de la liga europea lejos del banquillo.

El jueves, los castigos fueron levantados temporalmente, lo que permite al Atlético jugar contra el Liverpool en casa el partido de la Champions del próximo miércoles, después de las quejas de ambos clubes de que esto afectaría los planes de viaje de muchos aficionados al programarse con tan poca antelación.

El Atlético tendrá una audiencia de apelación el 31 de octubre.

Más noticias de Política y Sociedad