Público
Público

Martínez Lázaro cree "una sandez" no hablar de historias como la de "Las 13 rosas"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El cineasta Emilio Martínez Lázaro considera "una sandez" que no se pueda recordar lo que sucedió en la Guerra Civil y, por ello, defiende la historia de "Las 13 rosas", que cree que es "obvio" que había que contar fuera de los debates políticos, con los que "sólo se intenta sacar cuatro votos más".

Martínez Lázaro, quien presenta esta noche en la Filmoteca de Cantabria su último trabajo, ha recordado que un productor le dijo que "Las 13 rosas" era una película "sólo para media España", pero ha asegurado que se equivocaba como demuestra su recaudación (4,5 millones de euros) y su presencia durante varias semanas en las salas de cine.

"Las 13 rosas" se produjo antes del debate político sobre la Memoria Histórica, aunque Martínez Lázaro ha señalado que en ese contexto "nadie" le ha puesto "ninguna pega" y la película ha tenido una aceptación "importante" en todos los lugares, sobre todo, en las ciudades pequeñas.

"No me importa nada en absoluto", asevera el director sobre las críticas que reconoce que ha recibido su película por la historia sobre la que habla: el fusilamiento de trece mujeres durante la Guerra Civil.

Martínez Lázaro recuerda que esas historias se produjeron y "se ocultaron" durante años, por lo que ha opinado que en memoria de las personas como "Las 13 rosas" hay que hacer que "se sepa".

Aún así, el cineasta ha aclarado que su película "es ajena a la polémica" sobre la Memoria Histórica.

El también director de "Al otro lado de la cama" considera "más fácil" reflejar en la pantalla un drama que una comedia, género por el que apuesta de cara a su próxima película, en la que ya está trabajando pero de la que "aún no tiene un proyecto para hablar".

Emilio Martínez Lázaro ha reconocido que lo pasa "peor" rodando una película cómica que una dramática, aunque ha señalado que posteriormente, cuando la obra llega a las pantallas, es "mucho más gratificante oír a la gente reirse a carcajadas".

En relación a la Ley del Cine, el director ha opinado que "no va a ser la solución", ya que ha considerado que el problema nunca se va a arreglar si continúa la competencia "absolutamente desleal y desproporcionada" de las películas americanas.