Público
Público

Más de la mitad de los funcionarios electorales afganos serán expulsados

EFE

Más de la mitad de los supervisores afganos de distrito electoral serán expulsados con vistas a la segunda ronda de las presidenciales del 7 de noviembre, para evitar el fraude que se produjo en la primera, dijo hoy a Efe un portavoz de la misión UNAMA de la ONU.

"Hasta 200 supervisores (de un total de 380) no serán renovados en sus puestos. En la mayoría de los casos, la razón está en que o no se ajustaron a los procedimientos requeridos o fueron directamente cómplices de fraude" en la primera vuelta electoral, explicó el portavoz de la UNAMA, Aleem Seddiqui.

La UNAMA asiste a la Comisión Electoral afgana en la organización del proceso electoral, que también requiere de la asistencia de las tropas extranjeras destacadas en el país.

El presidente afgano, Hamid Karzai, aceptó ayer la celebración de la segunda vuelta, después de que la Comisión Electoral de Quejas -un organismo con miembros afganos y de la ONU- exigiera la invalidación de cientos de miles de votos fraudulentos de la primera ronda, celebrada el 20 de agosto.

Aunque entonces se prepararon unos 26.000 centros de voto, en esta ocasión la Comisión Electoral reducirá el número hasta 16.000, a la espera de que esto reduzca las dificultades logísticas de celebrar unas elecciones en una fecha tan próxima, dijo la fuente de la UNAMA.

"Esos colegios no abrirán porque o no podemos garantizar la seguridad o la participación fue muy baja en la primera ronda, o se registró en ellos un alto número de quejas. La logística debería ser más fácil", explicó Seddiqui.

La UNAMA iniciará mañana el envío de materiales electorales a los centros de voto, según el portavoz, quien apostó por "aprovechar al máximo" la "pequeña ventana de oportunidad" que se ha abierto para organizar los comicios antes de que llegue el duro invierno afgano.

En Afganistán, la complicada orografía y las malas comunicaciones obligaron a las autoridades en la primera vuelta a recurrir a burros para llevar las urnas a las zonas más inhóspitas y alejadas de los centros urbanos.

Además, las autoridades temen que los talibanes recurran a una nueva ola de violencia e intimidación para boicotear los comicios, como ya hicieron el pasado agosto.

Karzai, quien tras el nuevo recuento de votos se ha quedado a las puertas de rebasar el 50 por ciento necesario para evitar la segunda vuelta, se enfrentará en las urnas al ex ministro de Exteriores Abdulá Abdulá.

En la primera ronda, la participación oficial quedó fijada en el 38,7 por ciento.

Más noticias de Política y Sociedad