Público
Público

Más de trescientos muertos en cuatro días de enfrentamientos religiosos en Nigeria

EFE

Más de 300 muertos y otros tantos heridos fue el saldo de los enfrentamientos armados entre cristianos y musulmanes que se registraron la semana pasada en Jos, capital del estado de Plateau, en el norte de Nigeria, destaca hoy la prensa nigeriana, que cita un informe de la policía local.

Según el informe de la comandancia policial de Jos, 303 personas han sido arrestadas tras ser vinculadas a los choques armados, que se extendieron a otros pueblos aledaños a la ciudad, y cerca de la mitad de los detenidos han sido trasladados a Abuya, la capital federal nigeriana para ser interrogados.

No obstante, quienes sean inculpados por los actos de violencia serán llevados a juicio en Jos, agrega el documento.

Esta es la primera vez que las autoridades informan acerca del número de muertos en los enfrentamientos, aunque algunas versiones no oficiales han elevado la cifra de víctimas mortales a cerca de 500.

El Comisario General de la policía de Plateau, Greg Anyating, dijo el pasado sábado que "los informes sobre el número de muertos en los enfrentamientos religiosos de esta semana en este estado son falsos" y recalcó que las autoridades divulgarían "las cifras correctas" cuando completaran sus investigaciones.

Los analistas culpan de la incesante violencia étnica, religiosa y sectaria que afecta al país al hecho de que los causantes de los problemas nunca son llevados ante un tribunal de justicia.

Por su parte, la oposición responsabiliza de la violencia a "algunos políticos sin escrupulosos que están detrás de la continua crisis que le ha dado mala fama a Nigeria y que se ha visto exacerbada tras el fallido atentado con bomba de (el nigeriano) Umar Farouk AbdulMutallab contra una aerolínea" en Estados Unidos.

"Esos políticos, que apoyan estos actos destructivos por sus propios y egoístas propósitos, han trabajado siempre desde la sombra para proteger a los responsables de esas orgías sin sentido de asesinatos, mutilaciones y destrucción", afirma en un comunicado divulgado hoy el Congreso para la Acción, principal partido opositor nigeriano.

La agrupación añade que "si el gobierno federal es sincero acerca de poner fin a la violencia, debe llevar inmediatamente ante la Justicia a los responsables de esta última crisis, lo cual será un claro mensaje de que ésta fue la gota que colmó la copa".

En Jos, donde la mayoría de la población es musulmana, aunque hay una importante comunidad cristiana, se han registrado graves disturbios por motivos políticos y religiosos, con numerosas víctimas, en los años 2001, 2004 y 2008.

En noviembre de 2008, varios cientos de personas resultaron muertas y miles se vieron desplazadas de sus casas en un brote de violencia que se inició debido al retraso en la publicación de los resultados de las elecciones locales y que desembocaron en choques sangrientos.

Los conflictos que tienen como protagonistas a cristianos y musulmanes en Nigeria se han cobrado la vida de más de 13.000 personas desde 1999, cuando se implantó la "sharia", o ley islámica, en doce estados del norte del país.

Con casi 150 millones de habitantes que se integran en más de 200 grupos tribales, Nigeria, es el país más poblado de África en el que las diferencias por cuestiones políticas, religiosas y territoriales se dirimen, por lo general, en confrontaciones armadas.

Más noticias de Política y Sociedad