Público
Público

La maternidad vuelve a ser cosa de madres

ANNA FLOTATS

Cuando Cira Crespo (Doctora en Historia, Barcelona, 1980) y Mariona Visa (Doctora en Comunicación Social, Lleida, 1979) llegaron a sus casas después de dar a luz a sus primeros hijos se dieron cuenta de que "la maternidad no era tan plácida ni tan fácil" como habían imaginado. Entonces todavía no se conocían, pero las dos sintieron la misma necesidad: abrir un blog para relatar su experiencia y aprender de las ajenas. Internet las conectó y años después decidieron escribir un libro sobre ello. En Madres en red. Del lavadero a la blogosfera (Clave Intelectual, 2014) relatan cómo la representación social de la maternidad, tradicionalmente en manos de médicos, instituciones y medios de comunicación, se difunde ahora en Internet a través de las propias protagonistas de la historia. Porque, como dicen las autores del libro, sobre noches en vela porque el bebé no duerme, dificultades para que coma o problemas de lactancia, "quién más te puede ayudar es otra madre".

¿Cuál es el mayor cambio que ha supuesto Internet en la percepción social de la maternidad?

Mariona: El cambio más importante es que, por primera vez en la historia, la mujer tiene la capacidad de explicar su experiencia maternal con su propia voz. No está mediada por una institución, por la prensa ni por ningún otro elemento que desvíe su voz. Por tanto, no tiene la necesidad de maquillar la experiencia, de adecuarla a lo que quieren oír los demás. Ello ha implicado que la experiencia de la maternidad se empieza a contar, por primera vez, de manera más real, se cuenta todo lo bonito y también lo que hay detrás.

Cira: El motor del cambio es la llegada de la modernidad, del capitalismo. En ese momento, la madre, que hasta entonces había vivido en un entorno con bastantes ayudas y con muchos familiares cerca, se va a vivir a un piso sola con una familia que ya sólo está formada por la pareja y los hijos. Eso es un punto de inflexión a la hora de entender cómo las madres han empezado a vivir solas la maternidad. En este escenario, Internet ha supuesto una herramienta para vencer esta soledad, encontrando redes o reconstruyendo las existentes.

¿Entonces es la soledad lo que lleva a las mujeres a contar su experiencia maternal en primera persona?

Mariona: En parte, sí. Internet aparece en un momento en que la maternidad se vive de manera aislada. Antes, se integraba en el día a día de las mujeres. Ahora, cuando tenemos un hijo, se para un poco nuestro mundo. Nos encontramos con algo totalmente nuevo, tenemos que abandonar nuestro modo de vida, aquello que hacíamos normalmente, y todo ello en un entorno, sobre todo en los núcleos urbanos, donde no es fácil la crianza porque los niños no se pueden integrar en el día a día. No puedes llevarlos al trabajo, tienes que cambiar tus hábitos y muchas mujeres se sienten un poco alienadas y no tienen un interlocutor con el que hablar. Por eso se conectan a Internet. Primero para informarse; después, para expresarse.

Cira: Una de las pocas cosas que puedes hacer con un bebé en brazos es abrir la ventanita de Interet. Y de golpe ves que hay un montón de gente que habla de los temas que a ti ahora son los únicos que te interesan. Sientes que no estás sola y que muchas otras personas están pasando lo mismo que tú.

En el libro dicen que gracias a este cambio las mujeres se han empoderado.

Cira: Supongo que al tener voz, quieres tener voto. Venimos de una época, hace siglos, en la que las mujeres, por ejemplo, controlaban todo el proceso del parto. Pero eso se rompió y los especialistas se apoderaron del conocimiento. Ahora, al poder acceder por Internet a este conocimiento, al ver otras informaciones, al ser consciente de otras cosas, te das cuenta de que no hay sólo un mensaje válido. Puedes formarte tus propias opiniones. En el tema del parto, por ejemplo, las mujeres son más conscientes de lo que quieren.

El subtítulo de su libro es 'Del lavadero a la blogosfera'. ¿A qué se refieren?

Mariona: Antes las mujeres tenían muchas ocasiones de hablar de lo que les estaba sucediendo porque había muchos espacios para hacerlo. Ahora han desaparecido estos espacios comunitarios. La sociedad es más individualista. Ahora estamos solas en nuestros pisos, tienes que buscar ayuda externa, una guardería, un canguro... la maternidad se vive de una forma más estresante.

¿La blogosfera, entonces, está sustituyendo la comunicación cara a cara?

Mariona: No. Ahora tenemos más herramientas para poder comunicarnos. Antes, la información llegaba de una forma muy vertical. Ahora las mujeres podemos hablar de igual a igual, de manera horizontal. Muchos espacios de comunicación virtual se están trasladando al mundo real. Muchos blogs han pasado a grupos de wahtsapp y luego a grupos que se ven periódicamente. Lo que importa es que las mujeres hemos podido comunicarnos unas con otras y eso está generando muchos cambios. Es un feedback que se va retrolalimentando. Lo que pasa en la blogosfera no se está quedando en Internet, está llegando a la sociedad y eso es lo realmente importante y revolucionario.

Cira: Después de tener a mi segunda hija, estuve yendo a un grupo de lactancia del ambulatorio. Allí se generó un grupo de whatsapp y luego nos empezamos a reunir cada semana para vernos, hablar y ayudarnos. Hay cosas a las que un médico no te puede responder. Por ejemplo, a la pregunta ¿por qué no duerme mi hijo? El médico te dice cómo debes hacerlo, pero no hay recetas para ello, en estas cosas te ayuda mucho más otra madre. De ahí la necesidad de tejer redes, en Internet y en otros espacios.

¿Que las mujeres recurran a Internet para informarse quiere decir que los hospitales no están informando adecuadamente?

Cira: Hay de todo, pero ahora mismo estamos viviendo un momento de cambio en el que las mujeres están volviendo a ser protagonistas del proceso. Anteriormente, hace medio siglo, las mujeres no contaban para nada. Se les quitó todo el poder de decisión respecto al parto. Se consideró que el conocimiento que tenían las mujeres era un conocimiento popular, poco científico y se descartó. Perdieron valor las matronas que ejercían en los pueblos y la lactancia llegó a estar mal vista porque es algo demasiado natural. Ahora, hay hospitales que han cambiado sus protocolos de atención al parto a raíz de cambios impulsados en la blogosfera.

¿Qué espacios de interacción tienen más éxito en Internet?

Mariona: La blogosfera tuvo su auge en 2009. Las mujeres acuden a la blogosfera porque es el medio a través del cual les es más fácil expresarse. Ahora, sin embargo, hay muchas más posibilidades, por ejemplo, whatsapp. Lo que se hacía en la blogosfera en 2009 ahora se puede hacer también por whatsapp. La gente se conecta a Internet a través del móvil y así es más difícil dejar comentarios en los blogs. En realidad, da igual el medio, lo importante es que las tecnologías de la información permiten muchas formas de estar comunicados.

¿La conexión entre las madres ha sido posible gracias a Internet?

Cira: No, Internet no es lo que ha generado esto. Había una necesidad de tejer redes e Internet es una herramienta que nos ha ayudado en la construcción de estas redes.

¿Qué temas interesan más a las madres en la blogosfera?

Cira: Hay dos grandes temas: la lactancia y el sueño. Son los más recurrentes porque ambos generan mucho sentimiento de culpa. Interesa ver cómo lo hacen las demás para no sentirnos culpables. Además, son temas en los que no hay un camino único y correcto, sino que se basan en la decisión propia de la mujer. Cuando hay problemas es cuando se busca más información. La etapa de búsqueda de un hijo, sobre todo si hay problemas de fertilidad, o la pérdida de un hijo, son etapas que se viven con mucha angustia y, en cierto modo, son un poco tabú. Tranquiliza saber que lo que te pasa a ti, le pasa también a otras personas.

¿No es peligrosa la sobreinformación en Internet, especialmente en temas tan delicados?

Mariona: Lógicamente, no todo es bueno en Internet. Hay de todo, como en todas partes. Pero es importante un buen asesoramiento por parte de los responsables sanitarios. Hacen falta más portales que remitan a páginas escritas por instituciones médicas, donde es imposible encontrar barbaridades. Por otro lado, tiene que haber un asesoramiento por parte del equipo médico sobre qué páginas son más idóneas. Internet sólo te dibuja un mapa sobre lo que puede pasar. Te da herramientas para construir tu discurso. Por eso, Internet, en general, lo que hace es enriquecer.

¿Cómo influyen en la percepción social de la maternidad casos como los de la ex ministra Carme Chacón y la vicepresidenta del Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, quienes apenas disfrutaron de la baja maternal?

Mariona: Antes del auge de las redes sociales, los referentes que teníamos del postparto existían sólo cuando el postparto no existía. No era noticia que una dirigente política estaba en casa cuidando a su bebé, la noticia era que volvía pronto a su trabajo. Está muy bien que esta opción sea visible, pero falta la otra versión. Hay mujeres que no tienen esta posibilidad y eso se ve en los blogs. Igual que en el tema de las cesáreas de las famosas. Las redes nos dan la opción de decidir por nosotras mismas si este discurso que ofrecen los medios de comunicación o las mujeres que tienen popularidad es el que creemos válido o lo cuestionamos. Internet es una plaza pública en la que debatimos este modelo que nos presentan los medios.

¿Hay hombres participando de esta plaza pública y hablando de paternidad?

Cira: Los hay, pero su presencia es muy residual. Este es otro gran tema que, supongo, daría para otro libro. ¿Por qué todavía hoy en día sólo las mujeres nos sentimos repercutidas a la hora de tener un hijo? El siguiente gran paso es preguntarnos qué pasa con los hombres y cómo lo viven y sienten ellos porque creo que tienen mucho que decir. Así como decimos que las mujeres son ya protagonistas de los relatos; los hombres, como padres, aún no lo son. Todavía hablan por ellos.

Más noticias de Política y Sociedad