Público
Público

Matsuura dice que todos los miembros de la Unesco deben tener patrimonio calificado

EFE

El director general de la Unesco, Koichiro Matsuura, ha dicho hoy en Sevilla que los 186 países que integran esta institución internacional han de tener al menos un bien calificado como Patrimonio de la Humanidad, ya que 41 de ellos aún carecen de alguna de estas calificaciones.

La mayoría de los que carecen de esta calificación son países del África subsahariana, del Pacífico y del Caribe, y uno de los "desafíos" de la Unesco debe ser afrontar "una estrategia global que fomente una mayor cobertura en el número de países" con bienes declarados de interés universal y excepcional, según ha afirmado su director general con motivo de la XXXIII Reunión del Comité Anual del Patrimonio Mundial.

Esta reunión, que se celebra en Sevilla hasta el día 30, estudiará los estados de conservación de 177 bienes declarados Patrimonio de la Humanidad -de los cuales entrará a debatir 88 de ellos, por su urgencia-, y analizará 27 nuevas candidaturas de nuevas calificaciones -tres de ellas de Latinoamérica (Brasil, México y Perú).

Matsuura, en conferencia de prensa previa a la inauguración del Comité, ha recordado, como parte de esta estrategia global, que hace diez años eran 114 países los que contaban con bienes Patrimonio de la Humanidad y que ahora son 145, que podrán aumentarse en tres más si en la reunión de Sevilla se aceptan candidaturas de tres países que no tienen ninguno, como Burkina Fasso o Cabo Verde.

También ha recordado que hace diez años los bienes que en todo el mundo tenían esta calificación eran 582 y ahora son 877, con lo que en el plazo de un año se puede llegar a los 900.

El director general de la Unesco se ha mostrado partidario de "diversificar los bienes" que puedan declararse Patrimonio de la Humanidad que, si en principio eran sólo monumentos, ahora pueden ser también paisajes culturales, complejos industriales y hasta arquitectura moderna.

Sobre las principales amenazas para estos bienes, Matsuura ha señalado la densidad demográfica de las grandes urbes, y el cambio climático que afecta a los bienes naturales.

Del caso concreto de África ha dicho que la escasez de bienes declarados Patrimonio de la Humanidad, sobre todo en el área subsahariana, "no quiere decir que no haya cultura en África o no haya bienes dignos de estar en la lista", a la vez que ha destacado el ingente "patrimonio cultural inmaterial" africano, cantos, danzas y ceremonias tradicionales, entre otros.

Preguntado sobre si el proyecto de la Torre Pelli de Sevilla, un rascacielos de casi 180 metros de altura en la isla de la Cartuja, puede alterar la calificación como Patrimonio de la Humanidad del conjunto de la Catedral, el Alcázar y el Archivo de Indias, Matsuura ha dicho que está "al corriente".

También ha señalado que se decidirá si una misión de la Unesco visita Sevilla "para evaluar el daño que pueda causar" el proyecto, que será uno de los 177 casos de conservación que se evaluarán en Sevilla, si bien no se debatirá por ser muy reciente.

La ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, que ha presidido la jornada inaugural de la reunión, ha recordado que España, con 40 y tras Italia, es el segundo país del mundo con mayor número de bienes declarados Patrimonio de la Humanidad, y que de los 186 países miembros, sólo 21 integran este Comité que se reúne anualmente, entre ellos España.

González-Sinde ha dicho que, ante la Unesco, el Gobierno español dará prioridad a partir de ahora a los bienes prehistóricos, con yacimientos como el de Altamira, con los que España aspira a un centro de la Unesco que investigue el arte rupestre y la evolución humana.

Más noticias de Política y Sociedad