Público
Público

Máxima seguridad en Moscú en previsión de atentados durante la Pascua

EFE

La capital rusa ha sido tomada este fin de semana por miles de efectivos de las fuerzas de seguridad con ocasión de la Pascua Ortodoxa, en previsión de posibles atentados terroristas como los que golpearon el pasado lunes el metro moscovita.

El Comité Nacional Antiterrorista (CNA) ordenó el "reforzamiento de la seguridad" en plazas públicas, cines, iglesias, pabellones deportivos, mercados al aire libre y, por supuesto, el transporte público.

En Moscú ese extraordinario dispositivo se centra principalmente en los 257 templos y en los cementerios, que congregarán a decenas de miles de personas, y en el metropolitano, según informó el Ministerio del Interior.

Sólo en la capital rusa (10 millones de habitantes) 11.460 efectivos se encargarán del mantenimiento del orden durante la Pascua, una de las festividades religiosas más seguidas por los fieles ortodoxos.

De hecho el presidente ruso Dmitry Medvedev (i), creyente declarado, y el primer ministro de ese país, Vladimir Putin (d) participaron el sábado de la misa festiva pascual en la Catedral de Cristo Salvador en Moscú.

Mientras, en el resto del país han sido movilizados más de 100.000 miembros de las fuerzas de seguridad, según informaron las agencias rusas.

En el metro, varios efectivos de Interior, policías con chalecos antibalas y con perros patrullan cada una de las estaciones, donde el lunes dos terroristas suicidas acabaron con la vida de 40 personas.

Los primeros días tras el doble atentado el número de usuarios del metro disminuyó levemente, pero a partir del jueves millones de moscovitas acudieron diariamente al trabajo en ese medio de locomoción.

La policía reparte por las calles panfletos en los que se informa de que el país se encuentra en estado de máxima alerta antiterrorista y se llama a la ciudadanía a informar a las fuerzas de seguridad en caso de que vean algo o a alguien sospechoso.

El CNA confirmó el viernes la identidad de una de las "viudas negras" que se inmoló en suburbano moscovita. "La terrorista suicida que explosionó la bomba en la estación de metro Park Kultury es Dzhanet Abdurajmánova (Abdulláyeva)", de 17 años, informó el CNA.

Abdurajmánova, que residía en el distrito de Jasaviurt, en la república norcaucásica rusa de Daguestán, vecina de Chechenia, fue identificada a través de análisis médico, genético de su ADN y reconocimiento físico.

Según informa el diario "Kommersant", Abdurajmánova era viuda de Umalat Magomédov (Al Bar), líder ("emir") de los guerrilleros islámicos de Daguestán que fue abatido por la policía el 31 de diciembre pasado.

La terrorista que dinamitó la estación de Lubyanka sería, según "Kommersant", Marja Ustarjánova, una chechena de 20 años y viuda de Saíd-Emin Jizríev, eliminado en octubre pasado cuando preparaba un atentado contra la vida del presidente chechén, Ramzán Kadírov.

Ambas mujeres se subordinaban directamente al líder de la guerrilla chechena y caucásica, Dokú Umárov, quien reivindicó los ataques terroristas en la capital rusa y prometió extender la guerra por todo el país.

Además, según la agencia Interfax, las fuerzas de seguridad han localizado en el centro de Moscú el apartamento donde los cómplices de las terroristas suicidas prepararon los artefactos explosivos.

"Precisamente, esos hombres explosionaron la bomba (que portaban las terroristas suicidas) por control remoto", previsiblemente a través de sus teléfonos móviles, señaló la fuente de seguridad a Interfax.

Como ocurriera en Estados Unidos tras los atentados del 11 de septiembre de 2001, el presidente ruso, Dmitri Medvédev, ha abogado por métodos "más firmes y crueles" contra los terroristas y sus cómplices.

Las autoridades rusas han informado de que crearán próximamente un sistema de alerta de seguridad para prevenir atentados terroristas similar al que existe en otros países occidentales.