Público
Público

La mayoría del PP cree que Bárcenas dejará la tesorería

Rajoy pide a los suyos "que confíen en lo que hace la dirección"

MARIA JESÚS GÜEMES

Mientras la soga judicial sigue cerrándose en torno al cuello de Luis Bárcenas, el tesorero del PP, en las filas del partido creen que lo más adecuado sería que dejara su cargo. Y son muchos los dirigentes que apuestan a que eso es lo que ocurrirá en cuanto el Tribunal Supremo le impute formalmente. Pero no piensan que el senador por Cantabria vaya a abandonar su acta parlamentaria, renunciando a su condición de aforado, o que se le suspenda de militancia.

Los colaboradores de Mariano Rajoy dicen que no se pueden adoptar medidas en este momento y que se pronunciarán sobre el asunto en cuanto se conozca la resolución del Alto Tribunal. Mientras llega ese momento y se gana tiempo, dentro del PP se manejan varios escenarios.

Hay quien piensa que, al final, Rajoy no adoptará ninguna medida. Recuerdan que Francisco Camps también está imputado y no por eso ha dejado de ser presidente de la Generalitat. En ese caso el PP argumentaría que, tal y como dictan sus estatutos, hasta que no haya sentencia firme, no hay necesidad de actuar.

Una minoría considera que Bárcenas puede abandonar todos sus puestos para defenderse. Pero la mayoría no lo ve muy factible y considera que lo mejor es que deje de manejar las cuentas. En ese caso, piensan que debería ser él quien dimitiera sin obligar a Rajoy a forzar su renuncia. Pero también se baraja otra opción: que se retire temporalmente y, una vez pase la tormenta, se le restituya en sus funciones.

Hay muchas especulaciones y la preocupación es evidente. Por eso todos miran hacia Rajoy, que es quien tiene la última palabra. Su estrategia se resume en "prudencia" y "serenidad". El líder conservador pidió ayer a los suyos un voto de confianza "en lo que hace la dirección de este partido" en relación con el caso Gürtel. Fue ante la Junta Directiva Nacional y el único matiz a un discurso que repite desde hace meses, en el que siempre destaca que el PP "no se ha financiado ilegalmente" y que si se prueba que alguien ha hecho algo que no sea aceptable, actuará "en consecuencia".

Los que le escucharon estaban sorprendidos por su seguridad en este tema: "Es como si ya lo tuviese atado". Hay quien recalca que está tranquilo porque si no le ha hecho ya daño electoralmente, aún se lo hará menos ahora.

Según fuentes conservadoras, el pasado viernes Rajoy se reunió con Bárcenas y Federico Trillo, responsable de Justicia en el PP, para plantear vías de salida.

Más noticias de Política y Sociedad