Público
Público

Los McCann contrataron a detectives privados para buscar a Madeleine

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los padres de la niña británica Madeleine McCann, desaparecida el pasado mayo en el sur de Portugal, contrataron una empresa de detectives privados para buscar a su hija, publican hoy varios diarios del Reino Unido.

Gerry y Kate McCann, ambos de 39 años, acudieron hace cuatro meses a la compañía Control Risk Group (CRG), que emplea a ex miembros de las fuerzas especiales del Ejército británico SAS (Special Air Service), informa 'The Daily Telegraph' .

Según una fuente cercana a la pareja no identificada por la prensa, los McCann contrataron los servicios de CRG, que mantiene contacto regularmente con los padres, porque no confiaban en la diligencia de la policía portuguesa para encontrar a la niña.

El matrimonio de médicos británicos, declarado sospechoso de la desaparición de la menor, solicitó la ayuda de los detectives pese a que la ley lusa prohíbe la apertura de investigaciones privadas paralelas a la indagación de la policía.

Sin embargo, la empresa centra sus pesquisas en otros países, como España y Marruecos, donde se ha informado de posibles avistamientos de la pequeña, de 4 años.

'Control Risks es uno de los grupos que ha ofrecido sus servicios a los McCann. Se puede asumir que ellos están haciendo algunas cosas que no puede hacer la policía portuguesa', dijo la citada fuente.

Estas informaciones se difundieron un día después de que varios dominicales británicos publicaran que Madeleine fue vista por dos personas en Marraquech (Marruecos) seis días después de desaparecer sin dejar rastro.

Un turista británico se puso en contacto con la policía portuguesa para informar de que había visto en una gasolinera de esa ciudad marroquí a una niña que se parecía muchísimo a Madeleine.

Su testimonio coincide con el de la turista noruega Marie Pollard, que se dijo convencida de que una niña que vio en Marruecos era Madeleine.

Los investigadores lusos sospechan que los McCann pueden estar involucrados en la muerte accidental de su hija, después de que perros especialmente entrenados por la policía británica detectaran olor a cadáver en su automóvil, apartamento y efectos personales.

Pero los padres, según declaraciones personales o de sus portavoces, consideran un despropósito las acusaciones, se declaran seguros de que su hija fue secuestrada y creen que la policía no debería renunciar a encontrarla viva.

Más noticias en Política y Sociedad