Público
Público

McGuinness acusa a Cameron de "entorpecer" la reconciliación norirlandesa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El viceprimer ministro norirlandés, el republicano Martin McGuinness, acusó hoy al Gobierno británico de "entorpecer" el proceso de reconciliación en Irlanda del Norte por su negativa a reconocer su parte de responsabilidad de los años de violencia en la provincia autónoma.

En una comparecencia en el Parlamento británico, el excomandante de la ahora inactiva organización terrorista IRA dijo que el primer ministro británico, David Cameron, no se ha involucrado suficientemente en el proceso de paz norirlandés, y aseguró que su Gobierno ha tomado "una serie de estúpidas y poco constructivas decisiones".

Las palabras del McGuinness se producen un día después de que el político republicano protagonizara un momento histórico al dar la mano a la reina Isabel II en un acto en Belfast, que se interpretó como un verdadero gesto de reconciliación entre dos viejos enemigos.

McGuinness, quien calificó el momento como "vital" para la mejora de las relaciones entre protestantes y católicos, dijo hoy que los esfuerzos en "el proceso de reconciliación se han visto entorpecidos por el Gobierno británico".

"Me arrepiento de cada una de las vidas que se malgastaron durante el conflicto y hoy quiero que todas las familias que han perdido a alguien sepan que el dolor no se ha ignorado y que estoy dispuesto a trabajar para encontrar la forma de afrontar nuestro pasado, con lo que podremos completar nuestro camino a una verdadera reconciliación", dijo McGuinness ante los parlamentarios británicos.

El viceprimer ministro norirlandés señaló además que el encuentro con la reina Isabel II "se enmarcó dentro del contexto de una reconciliación nacional que se construirá en los firmes cimientos del respecto mutuo y gestos decisivos".

Sin embargo, añadió que "desafortunadamente, hasta la fecha, el Estado británico se ha negado a reconocer su papel como combatiente en el conflicto de Irlanda del Norte".

McGuinness explicó que esta posición "no es sostenible" y la calificó de "insultante para la inteligencia y para las víctimas" del Ejercito británico en el conflicto.

En este sentido recordó la matanza del Domingo Sangriento de 1972, en la que murieron 14 personas por disparos de soldados británicos mientras se manifestaban pacíficamente en la localidad de Derry.

Además, McGuinness dijo que él y su socio de Gobierno, el primer ministro norirlandés, el unionista Peter Robison, se han reunido más veces con el presidente estadounidense, Barak Obama, que con David Cameron.