Público
Público

"Me he estudiado la vida del húngaro"

Madrid dedica la víspera de la designación de la sede de los Juegos de 2016 a intentar seducir a 50 miembros del COI

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Campana y se acabó. No hay tiempo para más. Entreguen sus exámenes y esperan fuera a conocer la nota. El trabajo ya está hecho y hoy se sabrá si tanto esfuerzo, tanta labia y tanta inversión han merecido la pena o ha sido una pérdida de energía, tiempo y dinero. El día D ha llegado para la candidatura de Madrid 2016. El de ayer fue el día L, de lobby, en el que los pesos pesados de las candidaturas que estaban ya en Copenhague abarrotaron el hall, los pasillos y las suites de la séptima planta del Marriott a la caza y captura del voto de los miembros del COI. No hicieron cola, pero casi. Se nota que en cierto modo es una competición deportiva. Un ajetreo de idas y venidas.

La víspera de la gran cita amaneció sin la lluvia anunciada, pero con un viento que helaba. Lula fue el más madrugador. Tenía prisa por camelar a los miembros del COI y convocó una rueda de prensa a las ocho de la mañana, aunque por medidas de seguridad había que estar en su hotel, el discreto Nimb, media hora antes. Claro que para entonces Michelle Obama ya era portada de todos los diarios daneses. La primera dama de Estados Unidos sólo será eclipsada por la llegada a primerísima hora de hoy de su marido. 'Nosotros podemos y vamos a realizar estos Juegos', afirmó Lula. 'Brasil vive un momento económico excepcional', añadió antes de irse a recolectar votos para Río. La competencia de Chicago será fuerte y voluntades que podían estar decididas podrían cambiar a última hora por el efecto Obama.

El rey de España entró en el Marriott, donde se hospedan todos los miembros del COI, unos minutos antes de las nueve de la mañana. Lo hizo en compañía de la reina y haciendo gala de buen humor. 'Vamos a ver si convencemos a todos', comentó. La expectación levantada fue tal, que el servicio de seguridad del hotel mandó a toda la prensa a la calle. Al rato, un empleado sacó un termo de café para los que aún seguían en la puerta. Todo un detalle, aunque para entonces más de uno ya se había colado por otra entrada.

A Zapatero le bastó con subir a la séptima planta del hotel, pues está hospedado en el Marriott, para mantener los primeros contactos con los miembros del COI. En total, y según confirmó el propio presidente, fueron más de 50 con los que pudieron hablar. El reparto de papeles fue el más lógico en estos casos. Así, mientras el monarca se reunía en una sala con viejos amigos, el presidente hacía lo propio en otra contigua con los más cercanos, como, por ejemplo, el colombiano Botero.

'Vamos a ver si convencemos a todos los miembros del COI'

Zapatero tuvo tiempo para hablar de las FARC, pero Madrid 2016 fue el principal tema de conversación. El presidente dijo que, más que hablarles, le gustaba escuchar a los miembros del COI. Una táctica que entiende muy sagaz, ya que hace sentirse importante a los votantes. Alberto Ruiz Gallardón, Alejandro Blanco, Jaime Lissavetzky y Mercedes Coghen se encargaban de organizar el tinglado y de no perder un minuto.

Esperanza Aguirre también hizo lobby, pero a su manera. A la presidenta de la CAM se le pudo ver en la cafetería del Marriott compartiendo café y croissant con un húngaro. Luego se entrevistó hasta con un coreano. La confesión de Aguirre a su salida del hotel fue tan rocambolesca como sincera: 'Me he estudiado la vida del húngaro y del coreano...'.

Pasadas las once, el presidente del COI, Jacques Rogge, recibió a los reyes y a Zapatero, y la mañana prosiguió siendo de lo más lobbystica, para lo cual Madrid también jugó las bazas de los Sama-ranch. El padre, como presidente de honor del COI, sigue teniendo influencia sobre varios miembros. Más que nada porque llegaron con él. El hijo, como único miembro español del COI. Ambos, junto a Mercedes Coghen, aprovecharon la hora de comer para seguir hablando con más potenciales votantes.

'Brasil y Suramérica van a luchar con uñas y dientes por los Juegos'

'Más de lo que se ha hecho es imposible y Madrid 2016 es la candidatura más fuerte que se puede imaginar'. Las palabras del presidente Zapatero no dan margen ni al pesimismo ni a la tentación que se pueda tener en caso de que Madrid no sea la elegida. Se trata de convencer, y para ello hay que estar convencido.

En su línea habitual, los japoneses hicieron un lobby silencioso. Sin su emperador y su primer ministro, tampoco tenían con qué armar follón. Lo de Chicago es otra historia. El mejor lobby lo ha hecho Obama sin necesidad de venir antes.

La jornada acabó en la ópera, donde Arantxa y Raúl se acercaron a hablar con Alberto de Mónaco. Imagínense lo que le pidieron. Ahórrense las preguntas, por favor.

Más noticias en Política y Sociedad