Público
Público

El médico español liberado en Congo descansará en Brazaville antes de regresar a España

EFE

El médico español Mario Sarsa descansará durante unos días en Brazaville antes de regresar a España, después de haber pasado once jornadas secuestrado en la selva, a orillas del río Congo, según dijo hoy a Efe en Kinshasa.

Sarsa, que se encuentra en la residencia del embajador de España en la República Democrática del Congo (RDC), aseguró que está bien, tras haber pasado desde el 2 al 13 de abril pasados en poder de un grupo de rebeldes de la etnia enyele en un poblado de la ribera del río Congo, en la provincia de Ecuador del país.

Sobre su rescate, el médico explicó que se llevó a cabo en un ataque por sorpresa de militares del 321 Batallón de las Fuerzas Armadas congoleñas (FARDC) al poblado de los rebeldes y que, aprovechando un alto el fuego, se presentó a los soldados que le dijeron que le estaban buscando.

"Cuando llegó un grupo de militares congoleños, tuvimos el tiempo justo para huir a la selva, y la gente de (el jefe rebelde) Ibrahim (Mangbama) no tuvo tiempo de prepararse (para resistir)", dijo Sarsa.

Junto con los habitantes del poblado, "me escapé a la selva y, aprovechando un alto de los disparos, salí del lugar donde estaba escondido para presentarme a los militares, que me dijeron que me andaban buscando", añadió.

Entonces, Sarsa comprendió que "se trataba de una operación llevada a cabo para liberarme", que según le habían informado fue ordenada por el presidente del país, Joseph Kabila.

Tras la acción militar, Sarsa pernoctó con los soldados en el poblado de los enyele, que según las autoridades se encuentra a unos 150 kilómetros río arriba de Mbandaka, la capital de la provincia de Ecuador, donde lo trasladaron el 14 de abril en una lancha.

"Puesto que era tarde, pernoctamos en el pueblo y, al día siguiente, nos estaba esperando una lancha para llevarnos a Mbandaka", dijo el médico español.

El secuestro de Sarsa se produjo el 2 de abril, cuando el grupo rebelde enyele que encabeza Ibrahim Mangbama capturó la Malaika, la embarcación en que navegaba por el río Congo desde la ciudad de Kisangani, en el noreste de la RDC, hacia Kinshasa, en el este del país.

"Estaba en el barco cuando los hombres de Ibrahim nos secuestraron de forma inesperada. Dos o tres hombres armados subieron al barco y obligaron al capitán a cambiar de rumbo. Hicieron bajar a todo el mundo y nos tomaron por misioneros", explicó.

Los rebeldes, según dijo, "cantaban canciones de guerreros en lingala", y al día siguiente del secuestro, Ibrahim convocó al comandante del barco, a la tripulación y a los soldados (que custodiaban la embarcación) para notificarles que podían ir a Mbandaka".

Sin embargo, el jefe insurgente "a mi me dijo que tenía que quedarme en ese pueblo de la selva como rehén", y allí estuvo hasta su liberación, once días más tarde.

Al principio del secuestro, lo maltrataron y lo tuvieron atado a un poste, lo que le causó heridas en un brazo, pero luego consiguió la confianza de Ibrahim y, al saber que era médico, le llevaron algunos enfermos para que los atendiera.

"El primer día me maltrataron. Me pegaron y me ataron muy fuerte con una cuerda a un poste", dijo Sarsa mientras mostraba una lesión, pero después "no volvieron a pegarme", dijo Sarsa, quien afirma que, a partir de entonces, "mantuve buenas relaciones con Ibrahim, que me respetaba.

El médico comía con Ibrahim en esos días e incluso "bailamos al son de música africana", agregó Sarsa, quien explicó que, "cuando se enteraron de que era médico, me llevaron algunos enfermos para examinarles, pero sin obligarme".

El grupo rebelde que encabeza Ibrahim, cuyo comandante militar es su hijo Unjani, no está bien armado y tiene "unos pocos (fusiles) Kalashnikov, machetes, flechas y lanzas fabricadas por ellos mismos", según Sarsa.

En principio, Sarsa, nacido en 1954 en la provincia española de Zaragoza, iba a ser repatriado este fin de semana a España, pero manifestó su deseo de seguir sus vacaciones y celebrará en Kinshasa mañana, 18 de abril, su 56 cumpleaños.

Sarsa tenía programadas unas vacaciones de dos meses en los que, además de la República Democrática del Congo, ha estado en Uganda y ahora piensa trasladarse a la República del Congo.

Más noticias de Política y Sociedad