Público
Público

Médicos de familia se ven obligados a ejercer de pediatras en Euskadi

Asociaciones médicas y sindicatos advierten sobre la falta de especialistas infantiles. Según datos del Gobierno Vasco, existen 63 consultas de pediatría “temporalmente” a cargo de otros facultativos.

Pediatras tratan a un bebé

BILBAO.- Si vives en Bilbao y tienes entre 0 y 13 años, quizás nunca hayas pasado por la consulta de un pediatra. Esa mujer o ese hombre de bata blanca que te ausculta es, en realidad, un médico de familia. Lo habrá hecho mejor o peor, pero tampoco es su culpa: en su formación profesional, pediatría es un apartado más.

Si tienes previsto nacer de aquí a 20 años –ya sea en la capital de Bizkaia o en cualquier otro punto del País Vasco-, la situación puede resultar aún más complicada: según alertan sindicatos y asociaciones médicas, Euskadi se está quedando sin pediatras.

“La situación ha llegado a niveles escandalosos”, resume Pello Igeregi, responsable de ELA en Osakidetza, el Sistema Vasco de Salud. Para fundamentar su alarma, el sindicalista recurre a las frías matemáticas: “este año se han ofertado 18 plazas de Médicos Internos Residentes (MIR) especialistas en Pediatría, pero resulta que las jubilaciones anuales superan la veintena”. “Teniendo en cuenta que la falta de pediatras para atender el modelo actual es enorme, con las personas que se están formando ni siquiera se van a cubrir las futuras jubilaciones”, recalca.

A la hora de ofrecer un ejemplo de esta problemática, Igeregi recurre a Bilbao. “De las 42 consultas que existen en esa ciudad, hay 13 que son atendidas por médicos de familia, lo que equivale al 30%. En algunos casos, existen profesionales que llevan 13 años en esa situación”, explica. La pregunta cae por su propio peso: ¿Un médico de familia está capacitado para cubrir una consulta infantil? “Estos especialistas se ven obligados hacer un sobresfuerzo, ya que no tienen la preparación concreta. Por ejemplo, los medicamentos y las dosis son absolutamente diferentes entre adultos y niños, y los médicos de familia están formados en medicamentos de adultos. Hay enfermedades más específicas y complicadas de niños que superan sus conocimientos”.

“De las 42 consultas que existen en esa ciudad, hay 13 que son atendidas por médicos de familia, lo que equivale al 30%. En algunos casos, existen profesionales que llevan 13 años en esa situación”

“Mala planificación”

Los responsables de la Sanidad vasca conocen de sobra esta situación. Desde hace al menos cinco años, asociaciones de médicos y sindicatos –entre los que se encuentra ELA- han advertido en reiteradas ocasiones sobre esta situación. En 2010, la Asociación Vasca de Pediatría de Atención Primaria (AVPAP) transmitió a Osakidetza que “todos los niños y niñas deben ser atendidos por pediatras, ya que son los profesionales que ofrecen una mayor seguridad para el paciente y la mejor relación coste/efectividad para la atención sanitaria la población infantil”, según consta en un informe.

“La mala planificación y gestión que con anterioridad se ha realizado desde los Servicios Públicos –apuntaba la AVPAP- hace que el número actual de pediatras sea insuficiente. Es un problema estructural que además va a empeorar a pasos agigantados en los próximos años”. Advertían también sobre “factores asociados como el aumento de la demanda, aumento de la cartera de servicios, conciliación con la vida familiar y la próxima jubilación de un número importante de pediatras que va a agravar el problema”. Entre otros puntos, la asociación planteaba “traer pediatras de otras comunidades o del extranjero”, lo que permitiría “paliar temporalmente el déficit existente”.

Hace menos de dos meses, el único diputado de UPyD en el Parlamento Vasco, Gorka Maneiro, formuló una serie de preguntas al actual consejero de Salud, Jon Darpon. Una de sus interrogantes era, precisamente, si Osakidetza había recurrido a pediatras foráneos para cubrir sus carencias. En su respuesta escrita –fechada el 27 de mayo-, Darpon se negó a proporcionar esta cifra, argumentando que “una vez que el facultativo cumple todos los requisitos de titulación y permisos de trabajo, el dato de su procedencia no es relevante”.

El consejero aseguró que a día de hoy “no hay ninguna plaza estructural de pediatría ocupada por Facultativo Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria en propiedad”, aunque admitió que “pueden darse coberturas puntuales de ausencia”, o incluso situaciones en las que, argumentando “necesidades de servicio”, dichas plazas “se cubren con personal temporal de medicina familiar”. Según se desprende de la tabla ofrecida por Darpon a UPyD, en Euskadi existen 63 consultas de pediatría que son cubiertas “temporalmente” por médicos de familia.

En una respuesta ofrecida un mes antes a Rebeka Ubera, representante de EH Bildu en el hemiciclo vasco, el responsable de la Sanidad vasca informaba que actualmente existen tres centros de atención primaria sin servicio pediátrico –Eskoriatza, Soraluze y Alonsotegi-, mientras que en otros 11 establecimientos hay médicos de familia a cargo de la atención infantil. Aún así, Darpon indicó que “todas la Unidades de Atención Primaria cuentan con servicio de pediatría en su cartera de servicios”. Hay servicio, pero no siempre hay pediatras.

Más noticias de Política y Sociedad