Público
Público

Medvédev llega a China con colaboración energética y militar en la cartera

EFE

El presidente ruso, Dmitri Medvédev, llegó hoy a Pekín, dentro de su primera gira al exterior tras ser investido, con una agenda centrada en la cooperación energética y militar, y en la que ambos países presentarán su pareja visión sobre el nuevo orden mundial.

Procedente de la ex república soviética de Kazajistán, el sucesor de Vladímir Putin se entrevistará durante sus dos días de visita con los máximos líderes chinos, en un momento en que el país está enteramente volcado en las tareas de ayuda y reconstrucción tras el terremoto de la provincia suroccidental de Sichuan.

Rusia fue precisamente de los primeros países extranjeros autorizados por China a participar en estas tareas, y desde los primeros compases del temblor, registrado el pasado día 12, equipos de expertos en rescate y médicos rusos han llegado a Sichuan.

El nuevo presidente ruso llega acompañado de una nutrida delegación de altos funcionarios, entre ellos el ministro de Energía, Serguéi Shmatkó, y empresarios.

Las relaciones de los dos antiguos rivales atraviesan en los últimos tiempos por uno de sus mejores momentos, con excelentes lazos políticos pero todavía con un enorme potencial de desarrollo, sobre todo en los vínculos energéticos.

El sediento mercado chino es aún terreno no explotado en toda su extensión por el abundante gas y crudo ruso, aunque existen todavía divergencias entre ambos países, sobre todo en lo que respecta al precio del gas, una disputa que no tiene visos de solución durante esta visita.

En lo que sí se prevé un acuerdo es en energía nuclear y, según dijo el martes el embajador ruso en China, Serguéi Razov, durante la visita existe "una gran posibilidad" de que ambos países firmen un acuerdo sobre cooperación nuclear.

El pasado noviembre, la constructora rusa de centrales nucleares AtomStroyExport y la Corporación Energética Nuclear de la provincia oriental china de Jiangsu firmaron un acuerdo en principio para la construcción del segundo bloque generador de la central nuclear china de Tianwan.

El primer bloque generador de la planta de Tianwan está dotado con dos reactores de fabricación rusa de mil megavatios de potencia cada uno.

La visita del nuevo presidente ruso, de 42 años y que ha manifestado su intención de continuar la política de su mentor, el ahora primer ministro Putin, servirá también para que ambos países muestren al mundo su semejante visión sobre el nuevo orden mundial, que no contempla a Estados Unidos como potencia hegemónica.

"Se firmará un comunicado conjunto sobre asuntos internacionales. Aportará muchas respuestas y extensas explicaciones sobre asuntos relevantes que darán cuenta de la posición de China y Rusia sobre el nuevo orden mundial, la seguridad mundial, y los nuevos retos y amenazas", dijo el martes el embajador ruso en China, Serguéi Razov.

En materia militar, Medvédev ha manifestado su intención de firmar un acuerdo de protección de la propiedad intelectual del armamento -una de sus principales exportaciones a China- después de que Moscú reclamara recientemente que algunos equipos militares chinos eran una mera copia de los suyos.

Más noticias de Política y Sociedad