Público
Público

Méndez tacha de "vagos intelectuales" a quienes piden abaratar el despido

El líder sindical les pregunta si "creen que pueden volver a las andadas y construir 800.000 viviendas"

AGENCIAS

El secretario general de UGT, Cándido Méndez, ha destacado que "los que hablan de abaratar el despido en la lucha contra la crisis económica, aparte de que adolecen de vagancia intelectual, están enviando un mensaje de inmovilismo y resignación a la sociedad española".

Y es que, lamentó, "se creen que pueden volver a las andadas y construir 800.000 viviendas, que vamos a volver a una situación de especulación en terrenos inmobiliarios, y eso no es posible".

Méndez, quien hizo estas declaraciones en Murcia tras clausurar el XII Congreso Regional Ordinario del sindicato, celebrado bajo el lema 'UGT garantía de progreso social', se refirió, de este modo, a las propuestas que actualmente pretenden resolver los problemas del país.

Así, opinó que "algo tan fuerte y tan negativo como el abaratamiento del despido es quitar la tutela judicial en caso de despido a los trabajadores españoles y, naturalmente, a los jóvenes".

Méndez considera "sangrante" que la patronal, instituciones económicas y expertos defiendan la creación del contrato único, que convertiría en un "sueño inalcanzable" para los jóvenes conseguir un salario digno.

En una entrevista con EFE, Méndez apuntó que el contrato único supone una "doble agresión", ya que conlleva un abaratamiento "radical" del despido y además elimina la tutela judicial.

El contrato único supone una "doble agresión"

El líder sindical lamenta que la CEOE y otras voces planteen este contrato, que calificó de "tóxico y veneno", como el único remedio a la temporalidad para los jóvenes, a quienes alejaría de conseguir un "contrato de calidad".

El citado contrato establecía un período de prueba de dos años, dentro de los cuales el empleador puede despedir al trabajador en cualquier momento, con el único requisito de avisar con siete días de antelación y con una indemnización de ocho días.

Transcurridos los dos años, si la relación laboral continúa, el trabajador se convierte en fijo, aunque el contrato podrá extinguirse en cualquier momento, sin más obligación que preavisar al empleado con un mes de antelación y abonar 20 días de salario por año con un tope de doce mensualidades.

Por otra parte, Méndez señaló que habría que aprovechar los Presupuestos Generales del Estado de 2010 para "impulsar una reforma fiscal en profundidad" que permitiera recuperar la "equidad y que se asiente en el principio de que quien más tiene más paga".

Respaldó que se suba la tributación fiscal de las rentas del capital, aunque expresó sus "serias dudas" acerca de que el alza del IVA no vaya a "gravitar" sobre las rentas medias, que en su mayoría son clases trabajadoras, y criticó que no se toque la tributación de las Sociedades de Inversión de Capital Variable (SICAV).

En este sentido, ironizó con una frase del Premio Nobel de Economía Paul Krugman: "Los que decían que la avaricia era buena y que los mercados financieros debían estar absolutamente desregulados son los mismos que decían y siguen diciendo que ocurrirán cosas terribles si se le suben los impuestos a los ricos".

En la entrevista con EFE, Méndez consideró que hay que seguir negociando para aumentar tanto el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM) como las pensiones mínimas, ya que se trata de rentas que "en algunos casos son de muy escasa cuantía".