Público
Público

Merkel avisa que Bruselas y el BCE vigilarán de cerca las condiciones para recibir ayudas

Subraya que habrá que pactar un calendario de medidas antes de que los fondos de rescate actúen para comprar deuda de los países con problemas. Draghi dice que las ayudas deberán tener condiciones estrictas.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La canciller alemana, Angel Merkel, cedió a las presiones de España y de Italia en la cumbre de Bruselas, para lograr un acuerdo que permita rebajar las tensiones que sufren en los mercados de capitales y están encareciendo su financiación. Pero cedió con condiciones, como se ocupó de destacar. La canciller subrayó que, en el caso de que se ponga en marcha el mecanismo de apoyo para la compra de deuda soberana de los países castigados en los mercados, la Comisión Europea y el BCE supervisarán de cerca que se cumplen las condiciones pactadas.

La dirigente alemana aseguró que el acuerdo para aliviar la presión sobre España e Italia y estabilizar el euro mantienen la 'condicionalidad y control' para garantizar que no habrá 'ninguna prestación sin contraprestación'.

Merkel señaló que, según las normas que regular los fondos de rescate, si la UE acuerda que se ponga en  marcha los instrumentos para comprar bonos en los mercados primario y secundario, la Comisión tendrá que preparar un informe sobre el país que se beneficiará de la media. Sobre ese informe se acordará un memorándum de entendimiento, que es el documento que incluirá las condiciones y el calendario para recibir la ayuda, que procederá de los fondos de rescate.

La canciller comentó que no habrá ninguna 'troika' para España e Italia si solicitasen la intervención de los fondos de rescate en los mercados de deuda ni tampoco para la recapitalización directa de la banca. Pero es una cuestión de matiz, según explicó: la palabra troika, el grupo que forman el FMI, el BCE y la Comisión Europea, no aparece en las reglas para la recapitalización de la banca ni para las operaciones en los mercados primario o secundario; solamente aparecen la Comisión Europea y el BCE como las instituciones implicadas, y que serán las encargadas de realizar una estrecha vigilancia de los ajustes acordados.

Merkel apuntó que el carácter excepcional del fondo de rescate permanente, el MEDE, como acreedor no preferente sólo se aplica en el caso de España y que las condiciones sobre los fondos de rescate se siguen aplicando.

Merkel dijo que mucho países no querían una eliminación general del estatus de acreedor preferente del MEDE y que su posición en contra de los Eurobonos seguía inalterada.

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, ha advertido que se necesita aplicar unas condiciones estrictas para que el acuerdo alcanzado por la eurozona para recapitalizar directamente la banca y comprar deuda sea creíble. 'Para que esto sea creíble, se exige estricta condicionalidad', dijo Draghi en declaraciones a la prensa.

El presidente del BCE se mostró satisfecho con las medidas adoptadas en la cumbre de la UE, que han mostrrado 'el compromiso de todos los miembros de la zona euro con el euro a largo plazo'.

'También se alcanzaron resultados tangibles para el corto plazo. La renuncia del estatus de acreedor preferente del MEDE con respecto a España es uno de estos resultados', dijo Draghi. 'La posibilidad futura de usar el MEDE para la recapitalización directa de los bancos, que era algo que promulgaba el BCE desde hace tiempo, es también un buen resultado', agregó.