Público
Público

Merkel rechaza cualquier mecanismo de colectivización de la deuda en la eurozona

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La canciller alemana, Angela Merkel, se mostró hoy inmovilista en sus posiciones ante la cumbre europea que comienza mañana en Bruselas, aunque consciente de que se encuentra sola en su defensa a ultranza de la política de austeridad y de rechazo a la colectivización de la deuda.

"No me hago ilusiones", dijo Merkel ante el pleno del Bundestag, la Cámara baja alemana, a la hora de reconocer que en la cita de Bruselas reinará la "controversia" y que los eurobonos serán muy a su pesar uno de los temas centrales de la reunión.

La canciller expresó abiertamente ante los diputados alemanes su "temor" a que se hable "demasiado de todo tipo de ideas sobre garantías comunes y demasiado poco sobre la mejora de los controles y medidas estructurales".

La emisión de deuda común sigue siendo "económicamente errónea y contraproductiva" insistió la canciller, quien recordó que fórmulas como los eurobonos, "eurobills" o fondos de amortización de la deuda atentan contra el derecho constitucional alemán.

En este sentido, advirtió de que no existen soluciones "ni rápidas, ni sencillas" para resolver la crisis de la zona del euro y que los problemas se deben "atajar de raíz", en un proceso de pasos sucesivos, y avisó de que no habrá "un golpe de mano" en la cumbre que traiga consigo la solución definitiva a los problemas.

"No podemos prometer lo que no podemos cumplir y debemos aplicar consecuentemente aquello que hemos acordado", afirmó la canciller en su declaración ante el pleno de la cámara, a la que dijo: "El mundo espera nuestras decisiones" y quiere saber "adónde vamos".

"Debemos hacer ahora lo que no se hizo hace 20 años" cuando se suscribió el Tratado de Maastricht, señaló la política cristianodemócrata, para quien la reunión de Bruselas debe servir para dotar de "un fundamento estable a la Unión Monetaria".

Pese a todo, Merkel alabó los esfuerzos de los países en crisis de la zona euro para resolver sus problemas y tuvo palabras de elogio para el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, del que dijo que hizo lo "correcto" al solicitar la ayuda financiera europea para el sector bancario.

Merkel agregó que el caso español demuestra lo importante que es supervisar al sector bancario de manera adecuada, por el "riesgo de contagio" entre el sector financiero privado y las cuentas públicas.

Asimismo celebró el acuerdo alcanzado por su coalición de Gobierno con los partidos de la oposición para aprobar este viernes, tras la cumbre de Bruselas, el pacto de estabilidad de la UE y el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) en sesiones sucesivas del Bundestag y el Bundesrat, las cámaras baja y alta alemanas.

"Será una señal de decisión y unidad para superar la crisis de la deuda europea y, además, de manera sostenible", afirmó la canciller, quien subrayó que se trata de "una clara señal hacia el exterior y hacia el interior".

Como había exigido la oposición socialdemócrata y verde para ratificar el pacto fiscal y el MEDE, Merkel aseguró ante el pleno que defenderá en Bruselas la introducción de la tasa a las transacciones financieras y celebró que al menos nueve de los 27 socios de la UE estén dispuestos a secundar esa iniciativa.

Igualmente destacó que en la cita de Bruselas se acordarán medidas para fomentar el crecimiento y el empleo en los países en crisis y recordó el acuerdo alcanzado en la reciente cita de Roma con Rajoy, el presidente francés, François Hollande, y el primer ministro italiano, Mario Monti.

Merkel subrayó de ese acuerdo las medidas para luchar contra el paro juvenil con compromisos vinculantes para ofrecer puestos de trabajo o formación a los jóvenes a los pocos meses de acabar sus estudios, con una oferta que no sea solo nacional, sino abierta en todo el continente, para alcanzar una mayor movilidad profesional.

Juan Carlos Barrena