Público
Público

Merkel y Rajoy no descartan una segunda cumbre sobre el presupuesto de la UE

Las posiciones están tan encontradas entre los Veintisiete que cerrar algún tipo de acuerdo parece misión imposible. "No sería un drama", afirma Rajoy

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Es muy posible que la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno que arranca este jueves por la tarde para cerrar el presupuesto de la UE para el periodo 2014-2020 —nada más ni nada menos que un billón de euros, el 1% del PIB de la UE— acabe sin acuerdo. Las posiciones de los Veintisiete están muy divididas, de hecho hay casi tantas posiciones como países: todos se fijan en lo suyo sin mirar al de al lado y ni tan siquiera el reciente fracaso sobre Grecia ha impedido que los países de la UE avancen de cabeza hacia otro desacuerdo. 

La propia Angela Merkel, la que marca el paso en Europa, no descarta que haga falta una 'segunda cumbre'. Cuando los líderes europeos comienzan la primera jornada de unas negociaciones que se anuncian maratonianas, Merkel ha dicho: 'Cada cual deberá hacer concesiones en su posición y todos nos conocemos bien. Quizá haga falta una segunda etapa, pero eso lo veremos mañana [viernes]', a su llegada a Bruselas.

Las palabras de Merkel tiene un porqué: las posiciones están tan encontradas que cerrar algún tipo de acuerdo por mínimo que sea parece misión imposible. Valga un ejemplo para dar cuenta de la división: mientras Suecia, uno de los países que quiere reducir el presupuesto de la UE, es partidaria de reducir el presupuesto de agricultura y pesca a la mínima expresión, España no está dispuesta a que se reduzca la partida destinada a la pesca en altura. Algunos países quieren gastar menos, recortar, y otros van al detalle y abogan por preservar partidas específicas que se quieren eliminar.  Así es difícil alcanzar el consenso. 

'Todos tendrán que hacer concesiones', se oye en Bruselas, pero no parece fácil que vaya a ocurrir

La comisión y el presidente del Consejo, Herman Van Rompuy, plantean una reducción presupuestaria de 80.000 millones de euros, pero Alemania y Suecia quiere que esa reducción alcance los 100.000 millones. El recorte para algunos países no es suficiente y para otros es excesivo. Y en ese carrusel de posturas encontradas Van Rompuy se reúne este jueves por la tarde de forma bilateral con los líderes de cada páis.

'Todos tendrán que hacer concesiones', ha dicho el canciller austriaco, Werner Faymann. Pero tras decir esto, el propio Faymann se enroca en una actitud que es prototípica de los gobernantes europeos ante esta cumbre: no aceptar un acuerdo sobre el presupuesto si no se mantiene la compensación para Austria. Lo mismo dice la presidenta de Lituania o el mismo Mariano Rajoy, que ve 'inaceptable' que España pierda 20.000 millones de euros durante los próximos seis años. 

Dalia Grybauskaité, la mandataria de Lituania, ejemplifica la posición de los países más pobres: que los recortes no mermen las ayudas a los miembros de la UE más necesitados.  'Lituania apoya el objetivo de gastar menos. No obstante, los recortes presupuestarios no pueden hacerse a expensas de los Estados miembros más débiles económicamente'.  Le secunda Estonia: por su parte, el primer ministro de Estonia, Andrus Ansip, ha avisado de que si se recorta el presupuesto comunitario se pondrán en riesgo las políticas europeas. 'El volumen del presupuesto es óptimo ahora. Recortar el presupuesto, por supuesto es posible, pero si seguimos recortando hasta cero no tendremos políticas europeas. No es una alternativa para nosotros'.

Otro que está muy descontento es el primer ministro Mario Monti. El italiano exige 'mejores resultados' para Italia en materia de ayudas agrícolas y regionales. 'Italia hasta ahora ha estado proporcionalmente penalizada' por las cuentas comunitarias, ha denunciado Monti a su llegada a la sede del Consejo Europeo. 'Para nosotros no es tan importante como para otros un límite al total del presupuesto', ha llegado a decir Monti. 

Otros, como el primer ministro polaco, Donald Tusk, acuden obligados por sus promesas electorales: en campaña Tusk se comprometió en su campaña electoral a luchar por obtener más de 70.000 millones de euros del paquete presupuestario para el periodo 2014-2020, y en una reciente intervención frente al Parlamento elevó esas expectativas hasta los cerca de 100.000 millones de euros. Polonia difícilmente va a renunciar a esa cantidad. 

'España dará su batalla', dice Rajoy 

Pero hay que recortar, dicen los países más ricos. 'El presupuesto sigue teniendo un nivel de gasto demasiado alto', dice el primer ministro sueco, Fredrik Reinfeldt. 'No se afrontan los enormes problemas de competitividad que hay en la UE. Se destinan demasiados recursos a lo que Europa era, pero no a lo que Europa debería llegar a ser', según Reinfeldt. Con él se alinean Alemania, Holanda y Gran Bretaña. 

Reinfeldt señaló que Suecia y los otros ocho Estados miembros contribuyentes netos al presupuesto comunitario 'están cercanos en su visión general', y admitió la posibilidad de que el grupo forme un frente común 'para reducir los niveles de gasto'. No obstante, añadió que cada uno de estos países 'posiciones claras que deben ser tenidas en cuenta', y destacó la necesidad de 'ser constructivos a la hora de buscar formas de reducir el presupuesto'.  La solución llegará en unas horas, previsiblemente el viernes

¿Y España? Mariano Rajoy lo ha dejado claro al llegar Bruselas: 'España dará su batalla'. Rajoy, en declaraciones a los periodistas antes de reunirse con el presidente del Consejo, Herman van Rompuy, y varios líderes comunitarios como Angela Merkel y François Hollande, ha subrayado que confía en que haya un acuerdo 'razonable'.

A su juicio no sería un drama que no se llegara a un acuerdo sobre el presupuesto en la reunión que hoy comienza, pero ha considerado que sería una señal positiva. Pero eso, ya se ha dicho, es una misión casi imposible.

Más noticias en Política y Sociedad