Público
Público

"Mi marido volvería a hacerlo"

El hombre que trató de salvar en Irún a la última mujer asesinada sale de la UCI

GUILLERMO MALAINA

"Mi marido volvería a hacerlo". Conchi Miranda estaba segura de ello, de que él, si tuviera una segunda oportunidad, intentaría salvar otra vez de la muerte a Yasmín Zamia Rodríguez, la mujer colombiana, de 37 años, asesinada presuntamente por su ex pareja, el sábado de madrugada, en una carretera de Irún (Guipúzcoa).

Conchi acababa de dejar consciente a su marido, Juan Pablo Urtizberea, de 49 años, en una habitación de planta del hospital comarcal de Bidasoa, tras haber pasado las últimas 48 horas en la UCI. Su traslado gracias a la evolución favorable de las graves heridas que sufrió en el estómago, por arma blanca, fue una de las noticias conocidas a lo largo de la jornada en torno a este último crimen machista.

La población guipuzcoana, aún conmocionada por lo sucedido, asistió por la mañana a una nueva concentración, esta vez en el colegio donde estudiaba la hija de la mujer asesinada. Según el director del centro, Javier Garín, se trató de algo "improvisado" a primera hora porque "flotaba en el ambiente la idea de hacer un acto para rechazar este asesinato y mostrar el apoyo de profesores y alumnos a Angie hija de la víctima".

Poco antes de las dos y media de la tarde, trascendió que el titular del juzgado de guardia de Irún había decretado el ingreso en la prisión de Martutene del presunto asesino, Enrique Sanclemente, de 37 años de edad y también de origen colombiano. Unas horas después, a partir de las siete de la tarde, la iglesia Nuestra Señora Del Juncal se quedaba pequeña para celebrar el funeral de la mujer asesinada, la decimocuarta víctima de la violencia machista en lo queva de año.

Mientras, Juan Pablo Urtizberea se recuperaba de sus heridas en el hospital. Sin embargo, a medida que iba siendo más consciente de lo sucedido en la madrugada del pasado sábado su estado de ánimo empeoraba. Según corroboró su propia esposa, había decaído sensiblemente durante las últimas horas: "Está un poco más desanimado. Está viendo las noticias en la televisión y se está dando cuenta de todo. Es muy duro".

Aún se tomarán un tiempo antes de decidir si finalmente interpondrán una denuncia contra el presunto agresor. "Tiene que tener la mayor pena posible", agregó Conchi Miranda.

Juan Pablo Urtizberea, operario en una empresa de cerrajería, se ha convertido ya en una especie de héroe local. La asociación de vecinos de Ventas, barrio donde reside, anunció ayer su intención de rendirle un homenaje con motivo de la festividad local de San Isidro: "Está lleno de nobleza y valentía". El alcalde de Irún, José Antonio Santano, propuso entregar a su vecino la primera Medalla al Mérito Ciudadano de la localidad.

El Defensor del Pueblo investigará la queja presentada por CCOO a causa de la presunta desatención que sufren las víctimas de violencia de género en la Comunidad de Madrid cuando acuden a los juzgados fuera de los horarios establecidos. Así lo comunicó ayer el sindicato tras recibir el pasado viernes una carta de la oficina que dirige Enrique Múgica.

Hace dos meses el sindicato denunció que los servicios psicosociales de los juzgados de violencia de género sólo prestaban servicio de 8 a 15 horas. De esta manera, según CCOO, si una mujer maltratada acude al juzgado fuera de ese horario no tiene a su disposición el equipo. El secretario sectorial de Administración Pública del sindicato, Javier Díaz, señaló que el principal cometido de estos equipos es atender a las maltratadas. Así, no sólo orientan a las mujeres en las acciones judiciales que van a seguir, sino que las apoyan psicológicamente y les dicen qué pasos deben dar. Fuentes de la Consejería de Presidencia, Justicia e Interior explicaron a Efe que si hay una urgencia “real” fuera de los horarios en los que trabajan los equipos se localiza al personal necesario. 

Más noticias de Política y Sociedad