Público
Público

El miedo de los padres a la nueva gripe cierra un instituto en Madrid

Un colegio próximo tampoco abre hoy, aunque Sanidad aconseja que no se clausuren centros

VANESSA PI

El instituto Isaac Albéniz de Leganés (Madrid) permanecerá cerrado hoy todo el día, "para tranquilizar a los padres. No es una medida de carácter epidemiológico", según explicó ayer la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez. La confirmación, el domingo, de dos casos de nueva gripe en el centro alarmó ayer a los padres de los alumnos, hasta el punto de que sólo acudieron a las aulas menos de 70 de los 400 matriculados en el centro.

La preocupación de los padres hay dos casos confirmados y 40 en estudio llevó por la mañana a la Comunidad de Madrid a tomar una decisión de urgencia, a la espera de que la Comisión Nacional de Salud Pública se reuniera por la tarde, explicó Jiménez. Por la misma razón, también está cerrado hoy el cercano colegio de primaria Pío Baroja. Muchos de sus alumnos son hermanos menores de los estudiantes del instituto y hay tres casos en estudio.

Mañana se reanudarán las clases en ambos centros. Salud Pública, que ya se reunió el domingo con representantes de las consejerías madrileñas de Sanidad y Educación para abordar la alerta, decidió ayer no cerrar ningún centro escolar. "Es el criterio que se considera más eficaz y proporcionado a la situación. El aislamiento en el domicilio con tratamiento es la forma más eficaz para tratar dicho brote", explicó la ministra.

Jiménez recordó que en Valencia se detectaron dos casos de gripe A en colegios y se continuó con la actividad habitual. En Madrid, donde la circunstancia ha despertado más interés mediático, la normalidad se recuperará mañana.

Un total de 40 alumnos del instituto permanecen en observación en sus casas, a la espera de que el Instituto Carlos III confirme si la fiebre y mareos que padecen se deben o no a la nueva gripe. Jiménez quiso tranquilizar a los padres de los alumnos. "Es una gripe muy leve y evoluciona favorablemente en todos los casos", insistió. "Tenemos que seguir con nuestros hábitos. Aunque se confirmasen los 40, no se debería cerrar el colegio, porque se indicó a los niños que estuvieran en casa", explicó la ministra.

Nelson, estudiante de cuarto de ESO, quitó hierro al asunto. Su hermano, de primer curso, es uno de los 40 casos en estudio y lleva una semana sin salir de casa. "Hace días que no tiene fiebre, está jugando con la consola", explicó antes de entrar al instituto para asistir a la reunión que mantuvo por la tarde la dirección con los padres y a la que también acudieron decenas de alumnos.

La mayoría de padres que acudió al centro se mostró alarmada. Denunciaron una información deficiente. "Mi hijo está incomunicado desde el sábado y aún no sabemos nada", se quejó un padre, Alfredo Martín. La reunión con la dirección tampoco calmó sus ánimos. "No han dicho nada nuevo, que sólo hay dos casos confirmados, que sólo se cierra el instituto un día... Es todo muy raro", se quejó Patricia, alumna del centro que fue a la reunión con su preocupada madre, a quien tranquilizaba pasándole un brazo sobre el hombro.

A Álvaro García y Jorge Carrascosa, estudiantes a distancia de primero de Bachillerato, de 19 años, les preocupaba más su examen de Historia que el brote de gripe. En cambio, una compañera suya se indignó al saber que no se anulaban los exámenes: "Yo no entro", se irritó, entre la telaraña de cables de micrófonos y cámaras de televisión que se agolpaban frente al centro.

Más noticias de Política y Sociedad