Público
Público

Varios miembros del Opus en Galicia acusados de arruinar colegios para apropiarse de ellos

El presidente de la organización de centros católicos CECE, Alfonso Aguiló, y su vicepresidente, José María Madrid, hacen frente a una querella penal de estafa, apropiación indebida y organización criminal.

Aula vacía en un colegio religioso.- EFE

público

Destacados miembros del Opus Dei de Galicia y de la Fundación Arenales –principal red estatal de colegios concertados ultrarreligiosos– tendrán que dar explicaciones ante los tribunales después de que el colegio Junior's –centro privado de Santiago de Compostela– y el colegio Miraflores, ambos de enseñanza católica, acusen a cargos del Opus de falsedad contable y documental, administración desleal, apropiación indebida, estafa, daños y organización criminal.

Tal y como informa El País, el colegio Miraflores ha presentado una querella contra, entre otros, Alfonso Aguiló, presidente de la Fundación Arenales y de la Confederación Española de Centros de Enseñanza Concertados de España (CECE), y su vicepresidente, José María Madrid. Según estas mismas fuentes, el Junior's prepara otra querella penal contra estos mismos cargos de la Fundación Arenales. 

El desencuentro comienza allá por el 2008 cuando, en plena crisis económica, cargos prominentes del Opus de Galicia iniciaron una suerte de romería por diversos centros educativos que pasaban por una situación comprometida en cuanto a liquidez. Fruto de aquel peregrinaje, y de ofrecerse a salvar sus cuentas, llegaron a contar con el beneplácito de las religiosas de estos centros hasta el punto de que los nombraron gestores. Ahí empiezan los problemas.

"Intentaron arruinar el colegio para quedarse con él", "manipularon las cuentas", "ocultaron la realidad contable" del centro, que contaba con unas lujosas instalaciones distribuidas en una parcela de 40.000 metros cuadrados que "intentaron poner a su nombre". "Reaccionamos a tiempo; si hubiésemos esperado un poco más se habrían quedado con un colegio que vale un dineral". Con estas palabras, que han quedado recogidas en la que querella presentada por el Miraflores y a la que ha tenido acceso el diario El País, explica lo sucedido un portavoz de los propietarios.

La querella subraya las intenciones aviesas que perseguían los representantes de la fundación que preside Aguiló: "Se encaminó a apropiarse definitivamente del colegio" y el convenio de colaboración "fue solo uno de los medios" del que se sirvieron para conseguirlo. A través de dicho acuerdo, Aguiló y Madrid pusieron en marcha un plan para "presentar como inviable el centro y así poder apropiárselo por medio de estas tretas delictivas".

El descuido de las instalaciones, incluso el destrozo de las mismas, se llevaba a cabo con el fin de incrementar las deudas del centro para así poder adueñarse del mismo. Un modus operandi muy similar al que implementaron en el Junior's, cuyos dueños, un matrimonio de Santiago vinculado al Opus, que ha decidido demandar por impago a los directivos comandados por Aguiló, ante una desastrosa gestión del centro que derivó en un notable incremento de la deuda. 

Más noticias de Política y Sociedad