Público
Público

Miguel Bosé, ante el rey: "Mímennos, estamos al borde de la extinción"

El cantante ha reivindicado "amparo, protección y leyes" en la entrega de las Medallas de Oro al Mérito de las Bellas Artes en el Palacio de Festivales de Santander

PÚBLICO.ES/ AGENCIAS

"Mímennos. Pedimos que no nos desamparen, que no nos dejen huérfanos y que, cuando respiren, recuerden que somos eso, aire, sólo aire". El cantante Miguel Bosé ha lanzado un grito desesperado en defensa de los artistas durante la ceremonia de entrega de las Medallas de Oro al mérito en las Bellas Artes que los reyes han presidido en Santander.

El cantante, quien ha actuado como portavoz de los 25 artistas e instituciones premiadas, entre los que figuran Imanol Arias, Pilar Bardem, Charo López, Agatha Ruiz de la Prada e Isabel Coixet, ha definido a los creadores como "potenciadores, divulgadores y mejoradores de las artes".

Pero para Bosé lo más relevante es que son "dignos embajadores de una cultura que a pesar de ser reconocida como sola española", es la suma de "múltiples otras" que bajo un mismo pasaporte enriquece a todos.

"Hagamos de nuestra cultura nuestro gen, el de nuestra identidad"

"Somos simplemente artistas en todos sus campos, lo que equivale a ser honestos, coherentes, intuitivos, ingenuos, malditos, incómodos y, sin embargo, para bien o para mal, tan necesarios como el aire, que no solo mantiene la vida en vida, la da", ha subrayado Bosé, quien también ha reivindicado a los creadores como transmisores de emociones.

A pesar de ese "aporte farmacéutico a la sociedad", ha añadido, los artistas están "al borde de quedarse huérfanos, a esto de la extinción, como los osos polares y los linces ibéricos".

Ante esta situación crítica, el autor de Sevilla ha reclamado "amparo, protección y leyes" y también "complicidad fiscal" con el mecenazgo.

"Y es que ni tan siquiera encontramos eco en quien nos aseguró un día que sin nosotros nada habría, ya que éramos el activo de un sinfín de compañías", se ha lamentado.

Para Bosé, la cultura no es un patrimonio que hace diferentes a los pueblos, sino el gen que les distingue entre sí y los hace "únicos e irrepetibles".

"Hagamos de nuestra cultura nuestro gen, el de nuestra identidad, y apostemos por ella ya de una vez y por todas, sin vergüenza, sin diferencias, sin fronteras, sin banderas, sin miserias, con orgullo", ha dicho.

"Estamos a esto de la extinción, como los osos polares y los linces ibéricos" 

El artista ha aludido al apoyo público que reciben los creadores "al otro lado de los Pirineos" y ha avisado de que pensar que la cultura es cuestión de "latitudes o longitudes sería devastador".

En su opinión, aunque algunos piensen que no merece la pena apostar por la cultura porque "aporta pocos votos", los demás deben saber que, de no hacerlo, "se estaría dejando de regar la identidad de una raíz", lo que a medio plazo, ha advertido, "pasa tristes y tremendas facturas".

A continuación, ha preguntado a los representantes de las instituciones públicas que han asistido a la ceremonia si querrían dejar de disponer de solapas en las que colgar las medallas.

Y ha respondido que seguro que no, "pero no por el futuro placer de hacerlo, sino por seguir teniendo constancia de que aún existen embajadores a los que un país puede laurear".