Público
Público

Mika inunda el Palau Sant Jordi de Barcelona de contagioso pop efervescente

EFE

El cantante y compositor de origen libanés Mika ha inundado esta noche el Palau Sant Jordi de Barcelona de pop efervescente y ritmos pegadizos con su último trabajo, "The boy who knew too much" (El chico que sabía demasiado), con el que ha reunido a 6.000 entregados seguidores.

Con una cuidada puesta en escena y plagada de efectos audiovisuales, Mika, cuyo nombre real es Michael Holbrook Penniman Jr, ha interpretado canciones de su nuevo álbum como "Rain" o "Blame it on the girls" con éxitos del anterior disco, "Life in cartoon motion", del que despachó seis millones de copias.

Mika, que también actuará mañana en el Palacio de los Deportes de Madrid, ha hecho gala a lo largo de hora y media de sus grandes aptitudes vocales y su característico falsete con un repertorio repleto de pop bailable con tintes retro y emotivas baladas como "Relax, take it easy", con la que ha iniciado el concierto.

Porque la melancolía, una emoción latente en "The boy who knew too much", en el que habla de su adolescencia, se ha hecho sentir en temas como la despechada y oscura "Rain" o la enamoradiza "I see you".

Su increíble técnica vocal, con un rango de tres octavas y media, ha despuntado en temas como "Over your shoulder", que ha dedicado a un familiar suyo de tan solo seis años.

Su particular ironía, reinante en la mayoría de sus letras, ha aparecido en temas tan dispares como "Billy Brown", una peculiar historia de amor entre un casado y un chaval que lo catapultó a icono gay. O en "Good gone girl", esa niña buena convertida en arpía cazahombres.

Con el piano como mejor compañero de escenario, Mika ha entonado la infantil "Toy boy", en la que se pone en la piel de un muñeco de trapo.

Una escenografía luminosa y planetaria, con un Mika que ha aparecido sobrevolando el escenario con un traje de astronauta, ha conquistado un público de todas las edades, incluido niños, que se han entregado a la voz del artista que ha creado una atmósfera envolvente canción tras canción.

El artista ha inventado una historia, en la que dragones, muñecos hinchables y disfraces han acompañado los números del artista, siempre dispuesto a sorprender a sus seguidores.

De esta forma, y a través de un maletín inacabable a lo Mary Poppins del cual sacaba objetos para interpretar sus canciones, el cantante de 26 años ha desgranado temas nuevos y antiguos.

El toque de color lo ha dado una gigante peluca rosa que escondía a una fan y un grupo de seguidoras disfrazadas como si acabaran de salir de la "Era de Aquarium" emulando así la estética del cantante.

Con todo ello, el concierto ha sido un delicioso cóctel de drama y comedia, como una salsa agridulce, con un energético Mika tejiendo temas tan radiados y animados como la positiva (y pastel) oda a la gordura "Big girl (You are beautiful)", con otros más introspectivos y tristes como el "Happy ending".

El broche final lo ha puesto el sencillo de su último disco "We are golden" y la archiconocida "Grace Kelly", en la que el artista se mofaba de los críticos que lo comparaban con Freddy Mercury y con la que se hizo con el número 1 de los principales mercados europeos.

Un energético Mika que se encuentra en plena gira europea y que, haciendo gala de un buen humor, ha comentado, medio en catalán, medio en castellano, que ha llegado a Barcelona desde París en un taxi debido a la cancelación de vuelos que estos días ha paralizado media Europa.

Más noticias de Política y Sociedad