Público
Público

Dos militares españoles mueren en Bosnia en un accidente de helicóptero

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Dos militares españoles -el teniente Santiago Hormigo Ledesma y el sargento Joaquín López Moreno- han perdido hoy la vida en Bosnia al estrellarse el helicóptero en el que viajaban por causas aún no determinadas, en un siniestro en el que también han fallecido dos oficiales alemanes.

El accidente tuvo lugar a mediodía en la zona de Banja Luka cuando el helicóptero siniestrado, tipo BO-105, que realiza tareas de transporte de personal y material en la Operación EUFOR en Bosnia-Herzegovina, cayó en una zona boscosa y de difícil acceso por causas aún desconocidas, según ha relatado la tripulación de un segundo aparato que le acompañaba.

El Ministerio de Defensa ha informado de que ambos militares pertenecían al Batallón de Helicópteros número 1 de las Fuerzas Aeromóviles del Ejército de Tierra (FAMET), con sede en Almagro (Ciudad Real).

El teniente Santiago Hormigo, de 32 años, era natural de Badajoz, vivía en Miguelturra (Ciudad Real), estaba casado y tenía dos hijos, mientras que el sargento Santiago López, de la misma edad, también estaba casado, nació en la localidad alemana de Iserlohn y residía en Talavera de la Reina (Toledo).

Una unidad de la comisión para la investigación técnica de accidentes de aeronaves militares (CITAAM) viajará en las próximas horas hasta el lugar del siniestro para determinar las causas del mismo, según el Ministerio de Defensa.

Desde 1987 un total de 142 militares españoles han fallecido mientras cumplían misiones de paz en países extranjeros, el último de ellos, además de los dos de hoy, el pasado día 15 en el Líbano, donde un accidente de tráfico se cobró la vida del cabo Felipe Jasón Ospina Vélez.

El mayor siniestro en la historia de las Fuerzas Armadas tuvo lugar el 26 de mayo de 2003, cuando murieron 62 militares españoles que regresaban de una misión de paz en Afganistán (ISAF, de la OTAN) en un avión Yak-42 ucraniano que se estrelló en Trebisonda, en el noreste de Turquía.

Vecinos, amigos, familiares y compañeros de Joaquín López se han acercado esta tarde a su domicilio de Talavera, donde vivía con su mujer, trabajadora de una conocida agencia de viajes de la localidad y con la que contrajo matrimonio hace dos años.

Uno de los vecinos de Joaquín, que lo ha calificado de "bellísima persona", ha relatado a los periodistas que la última vez que vio al piloto fue en una reunión de propietarios de garaje de las viviendas donde residía, y entonces le dijo que se iba a ir por cuatro meses a Bosnia.

El PSOE y el PP han lamentado la muerte de los soldados, así como el presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, quien ha enviado su más sentido pésame a los familiares y allegados de los fallecidos y un mensaje de solidaridad y cariño a todos los soldados españoles que cumplen misiones de paz.

Desde el PSOE, su secretaria de Relaciones Internacionales, Elena Valenciano, ha manifestado su pesar por el fallecimiento de los militares, que han sacrificado sus vidas "en una de las misiones más nobles que puede desempeñar el ser humano: trabajar por y para la paz".

"Es momento de rendir homenaje a todos los miembros del Ejército español que luchan cada día, en los cinco continentes, por la paz, que trabajan en la reconstrucción de sociedades asoladas por la guerra o por catástrofes naturales y que, en definitiva, dedican sus vidas a ayudar a los que más sufren", ha asegurado Valenciano.

La portavoz del grupo popular en el Congreso, Soraya Saénz de Santamaría, también ha expresado la "cercanía" del PP a los familiares y compañeros de los dos soldados, que ha extendido al "pueblo alemán" por el fallecimiento de dos de sus oficiales.

Son "momentos muy difíciles" para las tropas españolas, pues dos soldados "han perdido la vida por cumplir con su trabajo", algo "tan bonito y tan duro como llevar la paz y la seguridad a una zona que lo necesita", ha dicho.

Más noticias en Política y Sociedad