Público
Público

Casi un millar de valencianos pide la dimisión de Camps

La cita, convocada a través de Facebook contra la impunidad del president, consiguió el respaldo de 9.000 internautas

BELÉN TOLEDO

Jóvenes con rastas, arregladas señoras de mediana edad cargadas con bolsas de centros comerciales, ancianos adornados con chapas con los colores de la III República, sindicalistas y políticos que habían aparcado sus banderas o familias de clase media. Gente de todo tipo se reunió este sábado en la plaza de Manises de Valencia, frente al Palau de la Generalitat, para concentrarse bajo el lema “No a la corrupció, Camps dimissió” (No a la corrupción, Camps dimisión).

La particularidad de la cita está en su origen. Todo empezó cuando César García, informático de 28 años, se sintió indignado por los indicios de corrupción que pesan sobre el presidente valenciano, Francisco Camps, imputado por presunto cohecho en el caso Gürtel. César montó un grupo en la red social de Facebook llamado Macro-manifestació contra la impunitat de Francesc Camps que hoy tiene 9.000 miembros. La culminación de la idea es la cita de este sábado, que reunió a centenares de personas, 1.000 según la organización y 200 según la Policía Local.

“Que se acaben las corruptelas y el amiguismo del presidente, de los consellers, de los amigos de los consellers y de los amigos de los amigos de los consellers”. La queja de Amparo, una de las manifestantes, resume el sentir de los concentrados. “Claro que ganaron las elecciones, pero también hay gente que no les apoya ni vota, y de esos aquí se informa poco”, destacó Esther, veinteañera, que había acudido acompañada por su madre.

Entre los lemas hubo referencias a los más de 12.000 euros en trajes que presuntamente recibió el presidente de Álvaro Pérez, uno de los presuntos cabecillas de la trama, y a la íntima amistad que une a ambos imputados: “T’estime un ou, fes-me un trage nou” (Te quiero un huevo, hazme un traje nuevo). Hubo lemas que optaron por la acusación directa: “Camps a Fontcalent” (una prisión del País Valenciano).

La concentración sirvió para protestar por las decisiones más polémicas del PP. Lo que más duele es el gasto en grandes eventos, como el circuito de Fórmula 1 en Valencia, “en vez de gastar en Dependencia”, en palabras de Mari Carmen. Pilar, maestra, se quejaba de la falta de recursos en Educación, y Julio, de 83 años, se lamentaba de que hay “hierbas más altas que yo” en la fosa común en la que descansan los republicanos fusilados en el cementerio de Valencia.

La cita pretendía ser apolítica, pero algunos asistentes se saltaron la recomendación. Hubo pancartas de las Juventudes Socialistas y líderes de Iniciativa per Poble Valencià se colaron en la pancarta principal. Una de las portavoces de la organización, Reyes Matamales, ocultó su pertenencia a este partido y su condición de concejal porque, aseguró, “vengo como ciudadana”.

Más noticias de Política y Sociedad